Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2009 12:00:00 AM

Silvio otra vez

La mayoría de los líderes mundiales evitan cometer errores vergonzosos más de una vez, pero el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, es la excepción a la regla. A su regreso de la cumbre del G-20 y con el desparpajo que lo caracteriza, volvió a referirse a Barack Obama como un personaje bronceado y esta vez no pudo resistirse a incluir a la primera dama Michelle Obama. "Les traigo saludos de un hombre, ¿cómo es que se llama? Ah, sí, era un hombre bronceado, Barack Obama. No lo van a creer, pero van juntos a la playa porque su esposa también está bronceada", dijo Berlusconi ante sus simpatizantes. En noviembre, el Primer Ministro ya se había referido así al Presidente de Estados Unidos, por lo que fue acusado de racista. Pero este no ha sido el único descache reciente del líder italiano. A su llegada a la cumbre y en su turno para saludar a los Obama, Berlusconi extendió con entusiasmo sus brazos a Michelle Obama ante la mirada inquisidora de su esposo. Ella, quien se ha caracterizado por su calidez con otros líderes mundiales, apenas le ofreció un discreto apretón de manos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.