Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/1993 12:00:00 AM

Sin pene ni gloria

Un hombre, cuyo pene le fue mutilado por su esposa, se vuelve noticia judicial y científica en los Estados Unidos.

CANSADA DE que su propio esposo la violara, una mujer de Washington decidió hace unas semanas cortar el problema de raíz. Esperó a que su marido se durmiera y con un cuchillo de cocina de 10 centímetros le mutiló el pene de un tajo. El hombre, de 26 años, fue llevado por un amigo al hospital Prince William en Manassas, una población a 30 millas de Washington. Allí, los médicos al verlo de una vez le advirtieron que se fuera haciendo a la idea de aprender a orinar sentado.
En la sala de urgencias, aén consciente, el hombre sostenía sobre sus partes púbicas unas toallas ensangrentadas cuando el médico de turno, Steven Sharpe, le preguntó qué le había pasado en la mano, el hombre explicó que el problema estaba en otra extremidad. Fue cuando el médico se dio cuenta de lo que había ocurrido y llamó de urgencia al urólogo James T. Sehn. "Era una escena horripilante" dijo el urólogo. "El hombre estaba recostado y ahí donde debía haber un pene, había un coagulo". Los médicos y enfermeras estaban sorprendidos de que el hombre no se hubiera desangrado. Pero, por fortuna, las grandes arterias y venas que irrigan el pene habían hecho espasmo por sí solas evitando el sangrado masivo.
Minutos después de que el paciente fuera advertido de su triste porvenir, su esposa llamó a la policía para informar donde había tirado el órgano sexual de su esposo. La señora había salido de su casa despavorida, en su automóvil, sin saber qué hacer con el "cuerpo del delito". Finalmente lo había lanzado por la ventana del carro. De inmediato, el jefe de la estación de policía dio la orden a todas las unidades que se encontraban cerca de la zona donde la nujer había indicado, de buscar el pene extraviado. Una hora después, agentes del departamento de rescates de la policía lo encontraron entre los matorrales de un lote baldío y lo colocaron en un recipiente de hielo para llevarlo de urgencia al hospital.
Lo que sigue es una historia de una minuciosa cirugía microvascular que ha causado asombro y no sólo entre la comunidad médica. El asunto ha llamado tanto la atención, que incluso el sobrio periódico The New York Times le dedicó, en días pasados, media página al asunto. Los médicos le dedicaron nueve horas. Tejido por tejido, vena por vena, arteria por arteria, el doctor Sehn y el cirujano plástico David Bennan unieron el miembro al cuerpo.
Las tres primeras horas fueron utilizadas por los cirujanos para identificar los tejidos que tenían que unir y evitar así un corto circuito en el sistema de irrigación sanguínea. Primero unieron la uretra, después los tejidos que se colman de sangre para producir la erección, después las arterias principales y, finalmente, los tejidos conductores. Cuando ya estaba todo listo, el doctor Berman soltó el torniquete que había hecho para evitar la hemorragia y un torrente sanguíneo invadió el miembro, sin que se presentara fuga o gotera. La operación ha sido calificada de exitosa por los galenos. En los últimos días, el hombre ha experimentado breves erecciones, explicó el doctor Sehn la semana anterior a la prensa. En ese país, la historia de esta mujer desesperada y su mutilado esposo se ha convertido en la noticia judicial y científica de las últimas semanas.
Ahora, para pagar la abultada cuenta del hospital, el hombre le ha pedido a un abogado que negocie por una gruesa suma de dinero la publicidad de su caso y de la operación. Pero antes, tendrá que resolver su problema penal: el hombre, cuyo nombre no fue revelado, enfrenta cargos de violación por parte de su esposa; ella, por su parte, ha sido acusada de ataque con heridas graves, lo que le podrían costar más de 10 años en la carcel, con pene, pero sin gloria. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.