Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/1997 12:00:00 AM

SIN SALVAVIDAS

Uno de los mayores ganchos de la serie Guardianes de la Bahía es la escultural Pamela Lee Anderson, cuyo personaje, C.J., tiene un gran rating entre los televidentes por sus evidentes atributos físicos. Sin embargo, a raíz de la crisis en su matrimonio con el rockero Tommy Lee, la actriz ha sufrido un cambio repentino en su figura y de la esbelta rubia hoy sólo queda una flaca desaliñada y descuidada. Su extrema delgadez, obviamente, ha puesto en riesgo el jugoso contrato que tiene en la serie, ya que los directivos opinan que al desinflarse sus encantos muchos de sus admiradores también quedarán desilusionados. El director de la serie, David Hasselhoff, prefirió curarse en salud y contratar a Donna D'Errico, una rubia despampanante que, a diferencia de la Pamela de hoy, tiene la anatomía necesaria para lucirse con el nado de pecho.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?