Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/2010 12:00:00 AM

Síndrome de Estocolmo

El último capítulo de la historia de Natascha Kampusch tiene conmocionada a la prensa internacional. La austriaca de 21 años escapó en 2006 de su captor Wolfgang Priklopil, quien la tuvo prisionera en su sótano por ocho años y medio. El hombre se suicidó poco tiempo después y Natascha lamentó profundamente su muerte. Además, rechazó el afecto de su padre, quien nunca perdió la esperanza de encontrarla. Desde ese entonces, la intriga ha rodeado su caso por su simpatía hacia su secuestrador. Pero ahora Natascha fue más lejos. Guarda en su billetera una foto de Priklopil que enseña a todo el mundo, compró su carro y la casa en la que él la tuvo cautiva, y ha pedido a la madre del criminal que se entreviste con ella. Natascha se defiende y dice que lo hizo para el documental que preparó para la televisión suiza, pero según el diario británico Daily Mail, después de concluir las grabaciones, ella sigue viviendo en la casa. Para algunos se trata de una mujer valiente que quiere confrontar sus demonios para sobrepasar una experiencia traumática. Para otros, la víctima extraña a su captor y, en un caso extremo del síndrome de Estocolomo, no encuentra otro lugar en el mundo sino el calabozo donde pasó tantos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.