Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1998/04/27 00:00

SOLTERO Y CUARENTON

SOLTERO Y CUARENTON

Llegar a los 40 es un duro golpe para los hombres. Y cumplir esa edad sin haber pasado por el altar es aún más difícil. Pero festejar cuatro décadas, ser soltero y, además, príncipe heredero, todo al mismo tiempo, puede ser un problema de Estado. Es lo que le sucede a Alberto de Mónaco, quien hace poco celebró su aniversario número 40. Su padre, el príncipe Rainiero, le puso un ultimátum y se lo hizo saber a los medios: "Alberto tiene que casarse". Mientras tanto el príncipe heredero reconoce que hay un amor en su vida pero que aún no hay matrimonio a la vista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.