Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1996 12:00:00 AM

A SU MANERA

Con una serie de homenajes y tributos, el mundo celebra los 80 años de Frank Sinatra.

A PESAR DE SUS tres divorcios, de sus constantes peleas con los periodistas, de sus problemas de alcoholismo, de sus acusaciones de vínculos con la mafia, Frank Sinatra, el cantante de los ojos azules, siempre logró sobreponerse a las adversidades. Tanto, que ahora alcanza la cima de los 80 años firme como nadie en el podio de las leyendas inmortales.
Por eso, y porque a pesar de todas sus controversias es uno de los hombres más queridos de Estados Unidos, Hollywood y la industria discográfica se reunieron la semana pasada para rendirle un homenaje por sus 80 años. Con Sinatra en el palco central del Shrine Auditorium, cantantes como Tony Benett, Ray Charles, Bono, Pavarotti y Bruce Springsteen compartieron el escenario para cantar New York, New York, Strangers in the Night, My Way y otras de sus canciones más representativas. La gran celebración, sin embargo, será el 12 de diciembre, día de su cumpleaños, cuando aparezcan proyectadas imágenes gigantes del cantante en edificios de Los Angeles y Nueva York. El homenaje también se rendirá con dos nuevos libros sobre su vida. El primero titulado Sinatra, the song is you y el otro escrito por su hija Nancy, bajo el titulo Sinatra Una leyenda norteamericana. Sinatra nació en 1915 en Hoboken, Nueva Jersey, en una familia de inmigrantes italianos. Desde pequeño se caracterizaba por armar problemas en clase. Fue expulsado de tantos colegios que un día decidió no continuar sus estudios. Tomó el micrófono por primera vez a los 20 años en el salón de fiestas Rustic Cabin, un hotel de Nueva Jersey donde cantaba a cambio de cualquier propina. Sinatra logró imponer su estilo musical y cautivó a las masas con su balada All or nothing at all. En esa época el joven y flaco Sinatra se convirtió en el primer ídolo norteamericano de los adolescentes, el primero que hizo llorar a las jovencitas, el verdadero antecedente remoto de figuras como Elvis Presley y los Beatles.
Después pasó a ser vocalista de la orquesta de Benny Goodman en el teatro Paramount de Nueva York. Sinatra ingresó al mundo del celuloide con la película Las Vegas Nights y demostró que si en el campo musical lo llamaban la voz, en el cine era considerado una estrella. Recibió un Oscar al mejor papel secundario por su participación en De aquí a la eternidad.
El tema de las mujeres merece un capítulo aparte en la vida de Frank Sinatra. Se casó por primera vez con Nancy Barbato a los 20 años y con ella tuvo a sus tres hijos, Nancy, Frank y Cristina. El matrimonio terminó debido a las infidelidades de Frank con la actriz Ava Gardner. En 1966, su matrimonio con la actriz Mia Farrow, 29 años menor que él, volvió a generar un escándalo mundial. En 1976 se casó con Barbara Marx, quien es su actual compañera.
Ahora el tiempo es implacable. Para muchos el hombre que mereció ser llamado La Voz es un viejo al que se le olvidan las frases de sus canciones favoritas, que toma más de lo que debe y quien a veces se sobrepasa en insultos hacia sus amigos. Pero esas son cosas de la vejez, no de Frank Sinatra. En la cúspide de su fama, con la mayoría de sus odios dejados atrás y con un historial que atraviesa prácticamente toda la historia del siglo XX, el hombre que inauguró la gloria de los cantantes populares no tiene ninguna duda de que ha vivido sus días como lo dice su canción: "a mi manera".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.