Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/01/09 21:00

Tarantino dispara de nuevo

El irreverente director vuelve al ruedo con su octava película, ‘Los 8 más odiados’, un homenaje romántico a los ‘westerns’ en el cual, muy a su estilo, todos son malos.

Con ‘Los 8 más odiados’ Quentin Tarantino completó ocho películas; según él, solo le quedan dos antes de retirarse del séptimo arte. Foto: A.P.

No hay nadie como él. Por eso Quentin Tarantino crea revuelo cuando salen sus películas y emociona a quienes disfrutan internarse en su mundo lleno de venganza, disparos y diálogo ágil. El director es un fiel ejemplo de alguien que sabía desde un principio lo que quería. Aún antes del colegio, cuando su abuela lo llevó a ver a John Wayne, supo su destino. Por eso solo ponía atención en clase de historia, la que más se asemejaba a las películas. Desde joven también rompió el molde con sus ideas. Y ya entonces mostraba su lado oscuro, pues escribía cuentos a su madre para regalárselos en su día, solo que la incluía como una protagonista que usualmente moría al final.

Ahora que lanza The Hateful 8, solo le quedan dos películas antes de retirarse, como ha anunciado. Hasta hoy ha escrito y dirigido ocho largometrajes de su total autoría y ha construido un legado cimentado en éxitos como Inglourious Basterds (2009) y Pulp Fiction (1994), una cinta que marcó la década de los noventa y puso su nombre en el mapa cinematográfico por su refrescante originalidad y franca violencia.

El artista, amado por unos y repetitivo para otros, se tomó tres años para madurar su última cinta, Los 8 más odiados, que llega a Colombia el 21 de enero. Subirse a la experiencia que propone parece lógico. Ambicioso, el nativo de Knoxville apostó por filmar en un formato Ultra Panavision de 70 milímetros que nadie utilizaba desde los años sesenta. La decisión impacta visualmente por la amplitud de la imagen y le añade un toque romántico en una era ahogada por lo digital. La música es otro detalle clave. Convenció al maestro Ennio Morricone de componer la banda sonora, un hecho significativo considerando la preponderancia del italiano de 87 años en la historia de las bandas sonoras, especialmente de las western, el género de esta cinta.

La idea nació, como explicó el director en rueda de prensa, como otra cosa. Después de rodar Django Unchained (2009), siguió escribiendo episodios para el personaje. Compuso uno que quiso expandir, pero con el tiempo concluyó que el héroe, Django, le sobraba. Lo sacó y armó un combo de personajes malvados que interactúan en una historia sin referencia moral. Eso quería, eso consiguió y eso presenta.

Los 8 más odiados no escapa a la marca Tarantino. Muchos de sus actores favoritos regresan, entre ellos Samuel L. Jackson, Tim Roth y Michael Madsen. El paralelo con su película Reservoir Dogs (1992) es inevitable por la naturaleza de la trama, que reúne a los ocho detestables en un mismo espacio, del cual no pueden salir a menos que quieran morir. Los créditos, la estructura dividida en capítulos y la escritura también resultan familiares. Tarantino no descuida detalle de la película, escribe el guion, la dirige y da la última palabra en cuanto al casting. Se trata de cine de autor, si es que alguna vez eso existió.

Y ya mira hacia el próximo proyecto. Recientemente expresó su interés en filmar la tercera parte de su única saga Kill Bill, y con el incondicional apoyo de Harvey Weinstein, su productor y mecenas, nada detendrá sus impulsos creativos.

Para muchos resulta, incoherente que un director cuyas películas incluyen muertes por centenares y en las cuales la violencia y la desconfianza paranoica son temáticas recurrentes, haga escuchar su voz de protesta, pero a Tarantino poco le importa. Disparó acusaciones fuertes contra Disney, a la cual acusó de competencia desleal. Según afirmó, la compañía presionó con amenazas a los dueños de teatros y los obligó a mostrar Star Wars en detrimento de su obra. Por otro lado, quizás más importante, ha sido un referente activo y muy criticado de la lucha contra la plaga de brutalidad policial que aqueja a Estados Unidos. Quizás el activismo será lo suyo una vez concluya dos películas más y cierre su carrera como cineasta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.