Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/31/1998 12:00:00 AM

TELA DE DONDE CORTAR

A lo largo de 10 años, y con Alicia Mejía a la cabeza, Inexmoda se ha convertido en la vitrina de los diseñadores colombianos.

Lo que comenzó como un evento destinado a cambiar la imagen de una Medellín deteriorada por los problemas de violencia generados por el narcotráfico en la década de los 80 se ha convertido en la punta de lanza más importante del sector textil colombiano hacia el exterior. En efecto, en el transcurso de sus 10 ediciones la feria Colombiatex ha logrado consolidarse en el ámbito internacional como una de las vitrinas más representativas del sector textil en Latinoamérica y en uno de los mayores exhibidores de insumos de la región. Aunque no existen cifras consolidadas, pues cada participante maneja sus transacciones en forma independiente, lo cierto es que cada año el número de invitados es mayor y en la actualidad no existe prácticamente ningún empresario colombiano ligado a la industria textil que no quiera participar.
La razón es sencilla. Quien no se haga presente en alguna de sus ferias pierde la oportunidad de codearse, en un sólo recinto, con la crema y nata del sector en el país y con algunos de los textileros más importantes del planeta. El éxito inicial de Colombiatex fue tan rotundo que le dio nacimiento a una segunda feria dedicada en exclusiva a los diseñadores: Colombiamoda, certamen que la próxima semana cumple su octava edición con cerca de 500 expositores colombianos y otro tanto de invitados internacionales.
La institución que ha hecho posible este milagro en una época especialmente dura para el sector textil en el país es Inexmoda. Y su directora, Alicia Mejía, se ha erigido en el alma de todo el proyecto. Dinámica y entusiasta, esta disciplinada antioqueña se ha dado el lujo de superar escollos tan difíciles como el de convencer a la industria internacional de creer en Medellín en uno de los momentos más delicados de su historia reciente, y como el de hacerle frente con éxito a la más complicada crisis económica de los últimos años. Al fin y al cabo la vida le ha enseñado a soñar en grande sin tirar la toalla. A los cinco años estuvo a punto de fallecer tras ser atropellada por un bus que le perforó un pulmón y le fracturó tres costillas. Fue la primera vez que vio la muerte cerca, pero no la única. Hace tres años un médico le detectó un sarcoma en el pulmón y, de paso, le pronosticó un mes de vida. El diagnóstico resultó errado, pero la noticia inicial casi la mata.
Estos antecedentes existenciales son los que han hecho de Alicia Mejía una mujer de una tenacidad a toda prueba. Tanto que luego de 10 años al frente de las dos ferias textiles más relevantes del país, ahora planea organizar una tercera y definitiva: Americamoda. Según la directora de Inexmoda, será la feria más importante del continente. Y a juzgar por los resultados de Colombiatex y Colombiamoda, el sueño no parece nada descabellado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.