Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/1993 12:00:00 AM

Toda una vida

Al otorgarle el Gran Premio de Periodismo, el jurado del Simón Bolívar reconoció en Antonio Panesso 40 años de periodismo didáctico.

EL VIERNES PASADO, CUANDO SE ANUNCIO que el jurado del premio Simón Bolívar de Periodismo había decidido otorgarle a Antonio Panesso Robledo el galardón a la vida y obra de un periodista, hubo cierto desconcierto. Hasta el momento había sido casi una tradición exaltar la labor de los grandes patriarcas del periodismo nacional. En ocasiones anteriores este reconocimiento quedó en manos de personalidades del medio como Alberto Lleras, los hermanos Santos Castillo, José Salgar y Germán Arciniegas. Todo indica que en está oportunidad, los miembros del jurado quisieron innovar.
Qué vieron en este hombre nacido en Sonsón (Antioquia) hace 75 años? Para empezar, un extenso e intenso historial en los medios colombianos. A mediados del siglo, Panesso había comenzado su carrera en la prensa como columnista de los diarios antioqueños La Defensa y El Correo, y luego en la radio al lado de Joaquín Pérez Villa con el programa "Los catedráticos informan". El espacio rompió records de sintonía, por el estilo didáctico con el cual Panesso y Pérez respondían a las preguntas de los oyentes y ampliaban la información sobre los temas del día.
Fue esa condición de erudito la que lo proyectó, a fines de los 60, como figura nacional cuando pasó a la televisión con un programa que llegó a ser muy popular. En "Miles de pesos por sus respuestas", Panesso preparaba sesudos cuestionarios que eran planteados al concursante por Gloria Valencia de Castaño. Las preguntas versaban sobre un sólo tema, propuesto por el propio concursante, quien se preparaba durante meses para evitar que Panesso lo rajara. Pero lo que hizo famoso a Panesso fue sobre todo la costumbre de agregar siempre algo más a la respuesta del concursante, como para dejar en claro que si bien este sabía, no sabía tanto como su exigente examinador, ejercicio gracias al cual Panesso cobró fama de antipático entre algunos que no entendían que ese era precisamente el secreto del programa.
Son esos conocimientos los que Panesso quiso llevar a todos sus lectores cuando asumió, hace 30 años, su columna diaria en El Espectador, la misma que ha publicado en estos años de modo ininterrumpido, y en la cual la política nacional y la internacional son tratadas siempre con el tono didáctico que caracteriza a Panesso. En 1980 y por sugerencia de Yamid Amat, volvió a la radio como comentarista del espacio noticioso 6 a.m.-9 a.m. de Caracol, donde ha persistido en el particular estilo de periodista-profesor, el mismo que el jurado del Simón Bolívar quiso exaltar en una decisión que no por sorpresiva dejó de ser acertada. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?