Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2003/06/15 00:00

Todo queda en familia

La reina Isabel esta al borde del colapso desde que su hija, la princesa Ana, le confesó su deseo de separarse de Tim Laurence, su segundo esposo. Pero más que el fin del matrimonio lo que la tiene consternada es la aparente causa.

La reina Isabel esta al borde del colapso desde que su hija, la princesa Ana, le confesó su deseo de separarse de Tim Laurence, su segundo esposo. Pero más que el fin del matrimonio lo que la tiene consternada es la aparente causa. La prensa británica asegura que Ana no ha podido olvidar a Andrew Parker Bowles, su primer amor, nada más y nada menos que el ex esposo de Camilla, la eterna amante del príncipe Carlos. Todo empezó a finales de los 60 cuando Parker tenía 30 años y ella era apenas una adolescente. Ya para ese entonces era novio de Camilla, a quien dejó por la joven princesa. El romance no fue bien visto a pesar de que Parker era ahijado de la reina madre. Pero fueron dos factores los que pusieron fin al noviazgo. Parker es católico mientras la familia real es anglicana y había estado saliendo con Camilla desde 1966, con quien tenía un tácito compromiso matrimonial. Ahora él está casado en segundas nupcias pero aun así visita a Ana constantemente con el pretexto de ser el administrador del fideicomiso de Zara, la hija mayor de la princesa. De resultar cierto Carlos y Ana tendrían algo más en común que su sangre azul.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.