Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/18/2012 12:00:00 AM

Todos en la mira

Los archivos secretos de Steve Jobs, revelados por el FBI, son apenas el ejemplo más reciente de famosos que han estado bajo la sospecha de esa agencia federal.

Steve Jobs siempre fue muy celoso con su vida privada. Controlaba cada detalle que aparecía de él en la prensa y solía cambiar el nombre de sus hijos en las entrevistas para evitar que los reconocieran. Pero ahora que está muerto, no hay día que pase sin que los medios ventilen algún detalle de su pasado. La noticia más reciente corrió por cuenta del FBI, que dio a conocer cientos de archivos confidenciales del fundador de Apple. Estos, además de corroborar que era capaz de mentir con tal de alcanzar sus metas -como lo sugiere el periodista Walter Isaacson en su biografía autorizada-, revelan que el expresidente George H. W. Bush quería en 1991 que fuera su asesor de comercio internacional.

El informe pormenorizado del genio fallecido en octubre pasado, que la Oficina Federal de Investigaciones tenía en su poder, no es el único ni el primero que ha provocado polémica en la historia de Estados Unidos. Durante el reinado de J. Edgar Hoover, quien estuvo medio siglo al frente de ese organismo, cualquier personaje de la vida pública podía ser blanco de sospecha. No era necesario haber cometido un crimen para aparecer entre sus expedientes. Bastaba con ser famoso, artista, político, empresario o intelectual.

En su larga lista de obsesiones, los Kennedy siempre estuvieron en primera fila. En 2008 salió a la luz un escandaloso video en el que Marilyn Monroe aparece practicándole sexo oral a un hombre al que no se le alcanza a ver el rostro. Al parecer Hoover creía que el protagonista de la cinta era el presidente o su hermano Robert y, aunque nunca logró probarlo, para nadie es un secreto que ambos tuvieron un affair con la diva de Hollywood.

Edward Kennedy, el menor del clan de Massachusetts y conocido como Ted, tampoco sale bien librado. Un año después de su muerte, un expediente de 2.352 folios reveló que solía participar en orgías en el hotel Carlyle del Upper East Side de Manhattan, en compañía de sus hermanos, Marilyn y Frank Sinatra, este último señalado de tener vínculos con la mafia. Incluso, el gobierno de Richard Nixon intentó demostrar que Ted tenía una relación sentimental con su secretaria Mary Jo Kopechne, quien murió en un carro conducido por él en 1969. El objetivo era manchar su imagen de hombre fiel y empeorar sus posibilidades de aspirar a las elecciones presidenciales de 1972.

Eleanor Roosevelt, la esposa del presidente Franklin Delano Roosevelt, también figuraba en el top de prioridades de la Policía secreta gringa. Su expediente de 3.000 páginas detalla cada uno de sus movimientos, su interés en abolir la segregación racial y su influencia sobre el Congreso de la Juventud Estadounidense, una organización afiliada a la Internacional Comunista. Hoover alimentó el dossier de la primera dama con correspondencia, memorandos y artículos de prensa hasta el día de su muerte. Su lucha por demostrar que el movimiento por los derechos civiles estaba plagado de postulados rojos tampoco se detuvo. "Martin Luther King Jr. fue de lejos su mayor vendetta y el asalto más violento a las libertades civiles", dijo a SEMANA Ronald Kessler, autor del libro The Secrets of the FBI.

La paranoia no terminaba ahí. Los artistas eran otras víctimas permanentes de ese organismo, ya fuera por el contenido de sus canciones o por su forma de vestir. Elvis Presley, por ejemplo, era considerado un "peligro para la seguridad nacional" por haber despertado la libido de millones de norteamericanos. Lo paradójico es que durante una visita que hizo a la Casa Blanca en 1970 se ofreció como voluntario para colaborar con el FBI y acusó a varios artistas de incitar al libertinaje. Según quedó consignado en un documento de la época, el rey del rock and roll no soportaba el activismo de Jane Fonda y pensaba que la "apariencia sucia y desgreñada de los Beatles, así como su música sugerente" había corrompido a la juventud.

Precisamente John Lennon fue objeto de seguimientos entre 1971 y 1972, cuando el cuarteto de Liverpool se acababa de disolver, según consta en un folio de 300 páginas que el gobierno guardó durante 25 años por miedo a desatar la furia de sus simpatizantes. En ese entonces a la Policía secreta gringa le preocupaban las ideas revolucionarias del artista y su cercanía con grupos de izquierda, a los que supuestamente financiaba. Las razones para espiarlo eran evidentes, pues era un pacifista declarado que se oponía a la guerra de Vietnam y a la intervención militar británica en Irlanda del Norte. Su ideología incomodaba tanto a Hoover y a Nixon que no solo intentaron arrestarlo por posesión de drogas, sino también revocarle la visa de inmigrante y obligarlo a regresar al Reino Unido. Pero nunca lo consiguieron (quizá porque unos agentes lo confundieron con otro músico de pelo largo y anteojos, y pusieron la foto equivocada en un cartel de 'Se busca').

En cambio, el FBI sí logró sacar del país a Charles Chaplin, acusado de comunista durante la 'cacería de brujas' que promovió el senador Joseph McCarthy. Cansado de las persecuciones y señalamientos, el actor británico decidió trasladarse a Suiza en 1952 y juró no volver a Estados Unidos. Sin embargo, rompió su promesa 20 años después para recibir un Óscar honorífico por sus aportes al cine.

La saga de investigaciones sigue viva en pleno siglo XXI. Antes de Steve Jobs, Anna Nicole Smith estuvo en la mira de la agencia porque al parecer orquestó un complot para asesinar al hijo de su difunto esposo, el magnate petrolero J. Howard Marshall. La conejita Playboy se casó con el empresario en 1994, cuando ella tenía 26 años y él, 89. Al cabo de unos meses, Howard murió y le dejó toda su fortuna a su hijo. Smith decía que su marido le había prometido la mitad de la plata y por eso emprendió una larga batalla legal en contra del heredero. Sin embargo, este último falleció repentinamente en 2006, lo que dio pie a que el FBI sospechara de la modelo, quien perdió la vida un año más tarde a causa de una sobredosis.

Es un común denominador que después de muertos, los fanáticos soliciten los archivos desclasificados de sus ídolos bajo la figura de libertad informativa. "Por eso es difícil saber si existen documentos de las actuales estrellas del entretenimiento", indicó a esta revista Nicholas Redfern, autor de Celebrity Secrets: Government Files on the Rich and Famous. De allí que lo más seguro sea que las historias secretas de los protagonistas de hoy sean la comidilla de la opinión pública durante las próximas generaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.