Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/2013 2:00:00 AM

Too Much Johnson, el santo grial del cine

Esta semana se estrenó en Estados Unidos ‘Too Much Johnson’, la primera película del director Orson Welles, que estaba olvidada en un sótano. No es la primera vez que un clásico aparece de esa manera.

En los últimos años han reaparecido en los lugares menos esperados películas clásicas que se creían perdidas. Un coleccionista encontró la ópera prima de Alfred Hitchcock, The White Shadow (1923), en el cobertizo de su jardín en Nueva Zelanda hace dos años; un curador halló la edición original del clásico alemán Metrópolis (1927) en el sótano del museo de cine de Buenos Aires en 2008, mientras que los rollos originales de La pasión de Juana de Arco (1928), del director danés Carl Dryer, fueron descubiertos en un hospital psiquiátrico en Noruega. Se trata de joyas únicas, pues según The Film Foundation, la compañía que creó Martin Scorsese para preservar y restaurar cintas antiguas, la mitad de las películas que se filmaron antes de 1950 ya no existen. 

Pero quizás el hallazgo más importante ocurrió este año, cuando el personal de Cinemazero, un teatro de cine-arte en el pequeño pueblo de Pordenone, en el norte de Italia, encontró Too Much Johnson (1938), la primera película profesional de Orson Welles. 

El cineasta estadounidense, quien murió en 1985, había dicho que la única copia del mediometraje se quemó en un incendio en su casa a comienzos de los años setenta. Para fortuna de los amantes del séptimo arte, estaba equivocado y esta semana se estrenó por primera vez en Estados Unidos 75 años después de haber sido creada. 

Welles la filmó tres años antes de hacer Ciudadano Kane (1941), la película que por muchos años fue considerada su ópera prima y que lo convirtió en uno de los directores más famosos de la historia. Para ese entonces ya era bastante reconocido. Tenía 23 años, vivía en Nueva York y gracias a sus programas de radio y al Mercury Theater, que fundó en 1937, mucha gente sabía de su trabajo. Fue en ese momento cuando decidió filmar Too Much Johnson, una serie de sketches cómicos con pantomimas sobre el amante de una millonaria que huye de los celos de su esposo y le roba la identidad a un latifundista cubano. 

“Durante el rodaje de estas escenas Welles se enamoró por primera vez del cine”, explicó en la página de Cinemazero el actor y escritor Simon Callow, quien está preparando una biografía sobre el cineasta. La película se iba a estrenar en el Mercury Theater, pero por problemas legales y monetarios, el director abandonó el proyecto. Los rollos de la cinta quedaron en el olvido hasta que Piero Colussi, el dueño de Cinemazero, los encontró por casualidad en 2004.

Un amigo suyo que trabajaba en una bodega de mudanzas lo llamó y le dijo que tenía unos negativos que necesitaba botar porque apestaban a vinagre. Colussi los recibió y los dejó en el sótano durante cuatro años hasta que el olor se volvió insoportable. Cuando abrió la caja se dio cuenta de que algunos rollos decían “Welles”. Sorprendido, los llevó a una universidad cercana para que un experto averiguara su contenido. 

Después de unos meses volvió para ver la cinta restaurada, de 40 minutos y protagonizada por Joseph Cotton. Todavía sin saber qué tenía entre sus manos, Colussi llamó a Ciro Giorgini, un experto en Welles, y le contó lo que acababa de presenciar.

“Me dio escalofríos. Entendí que lo que acababan de encontrar en Pordenone era una de las diez películas perdidas más buscadas por los historiadores del mundo. ¡Habían encontrado la piedra filosofal de la cinematografía mundial!”, le contó Giorgini a El País de Madrid. 

Cuando el descubrimiento se confirmó, el museo de fotografía George Eastman House, en asocio con la National Film Preservation Foundation, terminó de restaurar la obra. En los próximos meses posiblemente subirán la película a internet para que el mundo entero pueda ver el primer esfuerzo cinematográfico del gran maestro del cine.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.