Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2009 12:00:00 AM

‘Top Secret’

SEMANA habló con Rick Rosas, una de las dos personas en el mundo que conocerán los nombres de los ganadores del Oscar antes de la transmisión en vivo del 22 de febrero.

ARick Rosas es difícil sacarle palabras. Usa oraciones cortas y calculadas y no ahonda en detalles. "Tenga en cuenta que soy un contador, así que no soy la persona más indicada para hablar de situaciones graciosas", responde. Para los curiosos, su hermetismo es un problema. Pero para la misión que tiene desde hace ocho años, es su mayor virtud. Rosas es uno de los dos encargados de guardar con recelo el secreto más importante de Hollywood, los resultados de los premios Oscar.

Rosas y su compañero Brad Oltmanns trabajan para PriceWaterhouseCoopers y son los herederos de un legado que cumple 75 años, en el que sólo 12 personas han conocido los ganadores de las estatuillas antes que el resto del mundo. El método, como si fuera un operativo de seguridad, es el mismo desde 1940, cuando Los Angeles Times publicó la lista de ganadores con anterioridad. Eso afectó tanto la entrega de los premios, que a la ceremonia sólo llegaron los ganadores.

El único momento de fama de Rick y Brad es el día de la gala. Alrededor del medio día Rosas se despide de su familia y va con Oltmanns a recoger los sobres en un lugar secreto. Cada uno se encarga de un maletín idéntico, que contiene los sobres con los ganadores, y luego toman caminos diferentes por las calles de Los Ángeles, en camionetas blindadas y escoltados, hasta cuando llegan al tapete rojo del teatro Kodak. Vestidos de etiqueta, se sienten como en un sueño. "Esto no es lo que normalmente hacemos y por eso es una situación única, surrealista", cuenta Rosas, quien los restantes 364 días del año maneja la contabilidad de empresas y personas naturales. De hecho, fue escogido para el cargo porque llevaba entre cuatro y cinco años al frente de las cuentas de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas.

Aunque el momento definitivo de su trabajo llega cuando entregan los sobres sellados al presentador de cada galardón, su labor para definir quiénes reciben la estatuilla comienza dos meses antes, cuando envían los formularios a los 5.810 miembros de la Academia. Una vez reciben los votos, se reúnen con 12 contadores llamados tight-lipped ('labios sellados'), para definir los candidatos. Este proceso, que dura cerca de una semana, se realiza manualmente, sin aparatos electrónicos, para prevenir filtraciones.

El mismo método se utiliza para concretar los ganadores, pero en ese caso el procedimiento dura tres días y se realiza en la semana previa a la ceremonia. Normalmente, Rosas y Oltmanns, con la ayuda inicial de cuatro 'labios sellados', trabajan el miércoles, el jueves y el viernes en un lugar secreto, para definir los receptores de las estatuillas. Al final, sólo estos dos privilegiados saben los nombres de los ganadores, que quedan guardados con los más altos estándares de seguridad. Sigue, durante el sábado, uno de los pasos más difíciles. "Brad y yo nos hacemos preguntas todo el tiempo para memorizar los nombres", cuenta Rosas. Este es un requisito indispensable, pues en caso de que se pierdan los maletines o los sobres, ellos tienen todos los datos en sus cabezas. Este método le sirvió a uno de sus antecesores, Frank Johnson, cuando en 1996 tuvo que ayudar a Sharon Stone, quien refundió un sobre cuando tenía que presentar a un ganador.

Pese a su hermetismo, los guardianes del secreto no han podido evitar convertirse en el centro de atención. Desde cuando Rosas y Oltmann trabajan juntos, actores y comediantes como Robin Williams y Will Ferrell han aprovechado para molestarlos con que deberían revelar los nombres.

Otros encargados del conteo de votos también han sufrido presiones de los artistas. En 2001, Julia Roberts estaba nominada a mejor actriz por su papel en Erin Brockovich. Cuando recibió el sobre para presentar uno de los premios, aprovechó para pedirle a Lisa Pierozzi, encargada del maletín, que le dijera el nombre del ganador de la categoría que a ella le interesaba. Otro contador, Robert Ford, también recuerda cómo en los años 70 recibió desde ponqués hasta whisky para que diera a conocer los galardonados.

Pero nunca han cedido a la tentación, pues ellos saben que de eso depende que cada año dejen su rutina para estar muy cerca de las estrellas más importantes del entretenimiento. Después de todo, durante ese día, los guardianes del secreto son la envidia de todo el mundo. n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.