Lunes, 23 de enero de 2017

| 2001/08/20 00:00

Trapitos al sol

En su nuevo libro la periodista Olga Wornat revela detalles del controvertido matrimonio entre Carlos Menem y Cecilia Bolocco.

Trapitos al sol

Durante siete años Olga Wornat cubrió la información de la Casa Rosada bajo el mandato de Carlos Menem. El resultado fue el polémico libro La vida privada de Menem, obra que cuenta los excesos políticos y la corrupción que acompañaron el gobierno del ex presidente argentino. Debido a sus denuncias Olga Wornat fue víctima de un breve secuestro y recibió amenazas de muerte para que aprendiera a quedarse callada. Sin embargo la periodista no escarmentó y ha vuelto a torear a Menem. En Menem-Bolocco S.A. Wornat se propone demostrar que el matrimonio de Carlos Menem y Cecilia Bolocco es un montaje creado para impulsar la campaña presidencial del ex mandatario en 2003.

Lo que sorprende no es el perfil oscuro de Menem, que ha inspirado múltiples artículos de prensa, sino la faceta manipuladora de Cecilia Bolocco, quien se presenta como una mujer obnubilada por el poder político y económico. Su amistad con Augusto Pinochet, sus coqueteos con Alberto Fujimori y sus affairs con hombres casados contrastan con la imagen de niña buena que la mayoría de latinoamericanos tienen de ella.

SEMANA habló con Olga Wornat sobre esta controvertida pareja que atraviesa una gran crisis a raíz de la detención de Menem por su vinculación en el tráfico ilegal de armas.



“Cecilia es calculadora”

SEMANA: ¿Qué sabe usted del supuesto romance entre Cecilia Bolocco y Paulo Coelho?

Olga Worant: Esa versión circuló mucho en Chile pero nunca hubo una foto ni una confirmación. Sí es cierto que estuvieron juntos, que fueron a cenar y ese tipo de cosas. Ella estaba fascinada y lo único que hacía en su programa de televisión era hablar de él. Se había convertido en una Paulo Coelho femenina. En Chile la llamaban ‘La predicadora’.

SEMANA: ¿Cuál ha sido la reacción de Menem ante los supuestos amantes de la Bolocco?

O.W.: Menem no habla del tema. Para él es terrible porque en el fondo siempre le quedan sus dudas pues no hay que olvidar que él tiene 71 años y ella 36. El comenzó a serle infiel a Cecilia por esa inseguridad que tiene. Ella es celosa y yo sé que le impactó mucho que yo contara con tanto detalle en el libro el momento en que ella llama por teléfono y él justo estaba con otra.

SEMANA: ¿Los amores de Cecilia han sido tormentosos?

O.W.: Ella no ha tenido suerte en el amor. Estuvo cuatro años con un novio que la golpeaba, que le dejaba el ojo negro y ella aparecía públicamente así. Después se casó con un norteamericano y terminó descubriendo que el hombre era gay. Luego está lo de los hijos que no ha podido tener. Hasta hace unos 20 días estuvo haciéndose un tratamiento de fertilización asistida con un especialista argentino.

SEMANA: ¿Por qué Cecilia se interesó en Menem?

O.W.: Ella soñó que Menem era un gran abrepuertas para su imagen internacional. También hay una cuestión de dinero. Se habla mucho de los 100 millones de dólares que Menem habría depositado en una cuenta de Cecilia. Ella creyó que había llegado el hombre que la iba a cuidar, que le iba a dar seguridad económica, pues ella mantiene a toda su familia y parece que ya estaba cansada de eso.

SEMANA: Pero Cecilia Bolocco proyecta una imagen angelical que dista mucho de la que usted plantea en el libro.

O.W.: Ella se muestra muy angelical pero en el fondo es una chica muy calculadora que tiene un gran manejo de cámaras y manipula la sicología popular, sobre todo en la gente pobre. En Chile los pobres la quieren mucho porque es su reina y a la reina se le perdona todo. Ella es la malquerida, o sea la que lo posee todo pero tiene mala suerte con los hombres. Cada vez que tenía un romance con un hombre casado y la sociedad chilena se lo cuestionaba ella iba a un programa de televisión, lloraba, pedía perdón y decía que se había equivocado.

SEMANA: ¿O sea que ella tiene una cara que no le muestra al público?

O.W.: Cecilia Bolocco ama el poder y en el poder pueden estar Pinochet, Menem, Fujimori, Montesinos… no importa. Ella tiene una frase que yo recojo en el libro: “Hay que respetar al de arriba porque por algo el de arriba llegó”. Su relación con Pinochet es tan estrecha que cuando lo metieron preso en Londres ella lloró en su programa de televisión y dijo: “Por qué le hacen esto a mi general”.

Cuando sucedio lo de Carmen Gloria Quintana, aquella chica que quemaron viva los carabineros, Cecilia tuvo palabras terribles. Dijo abiertamente: “Para qué salió a protestar, para qué andaba por la calle… ella se lo buscó”. Después se arrepintió y lloró, pero ya era tarde.

SEMANA: ¿Cecilia se ha visto perjudicada por el escándalo de tráfico de armas que tiene detenido a Menem?

O.W.: En Argentina nadie quiere darle trabajo, y no es que no lo haya intentado. Por otro lado, es incomprensible que ella haya tirado su carrera por la ventana luego del sacrificio que le costó. Cecilia Bolocco era un nombre en Chile. Su programa de televisión tenía 42 puntos de rating. Ahora le avisan que ni siquiera va a conducir el festival de Viña del Mar. Ella soñó casarse con un rey y terminó casada con un reo. Soñó con una boda maravillosa y terminó casada en un gimnasio con los pobres comiéndose la torta con la mano.

SEMANA: Cecilia ha salido a la defensa de su marido en una pose muy política. ¿Cree que ella está forjando su propia carrera?

O.W.: En medio de la ‘desgracia personal’ de estar presa con Menem y no haber obtenido nada de lo que él le prometió, yo creo que Cecilia descubrió la veta de la heroína y la veta de la dirigente política que sale y puede hablar a las masas. Como la Evita de 1945 que liberó a Perón.

SEMANA: ¿Cecilia podría ser la Evita de 2001?

O.W.: Cecilia esta totalmente poseída por la imagen de Evita. Se pasó una semana encerrada en un hotel estudiando la película de Alan Parker que protagonizó Madonna. Se mandó hacer trajecitos de chaqueta y falda similares a los que usaba Eva Perón y en los discursos públicos hace los mismos gestos. Pero de ahí a la realidad hay una distancia bastante grande. En el peronismo que alguien aparezca y quiera emular a Evita es como ir a tocar a la madre. Además ella es chilena y con ese nacionalismo exacerbado que tienen los argentinos es bastante loco. En ese contexto, que aparezca Cecilia Bolocco de la mano de Menem tratando de emular a Evita es un poco surrealista.

SEMANA: ¿Cómo cree que terminará esta historia?

O.W.: Yo creo que esta historia terminará mal para ambos. Como todas las cosas que Menem toca. La vida de Menem está signada por la tragedia, entonces es un poco difícil ver un final feliz donde él vuelva a la presidencia de la mano de ella, que la gente la acepte, que ella tenga un hijo y que Zulemita se reconcilie con su padre. Esta relación va a durar lo que Cecilia Bolocco quiera que dure. Pero no creo que ella lo vaya a abandonar porque sería mucha humillación. Sin embargo Cecilia siempre puede volver a Chile, presentarse en un canal de televisión, llorar, decir ese hombre me engañó y la gente la va a perdonar. Ella utiliza bastante el recurso de la lágrima.

SEMANA: ¿Cuál fue la reacción de Menem y Bolocco ante el libro?

O.W.: Ella no lo quiso leer y él dijo que yo era mala. Yo intenté hablar con Cecilia pero Menem había cerrado todas las puertas. Además ella cobra y yo no pago por las entrevistas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.