Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1991/10/07 00:00

TRAS BAMBALINAS

TRAS BAMBALINAS

LA RECIENTE PRESENTACION DE LAS ESTRELLAS DEL BALLET DE KIEV Y del Bolshoi en el Teatro Colón, no dejó al público sin aliento. El caso fue más bien de bailarines que se quedaron sin respiración. La primera vez que los bailarines rusos se enfrentaron con nuestros 2.500 metros del altura, el golpe fue tan duro, que los obligó a poner tras bambalinas varios cilindros de oxígeno de los que se servían por turnos todos los miembros de la compañía.
Desafortunadamente, la falta de oxígeno también les afectó el equilibrio. Natalia Ivanova, a punto de terminar una bella presentación, se fue de bruces sobre el escenario. Rápidamente se recuperó, terminó su acto y salió de escena. El público, comprensivo, le ofreció un aplauso solidario que ella quiso agradecer -con tan mala suerte- que al salir de nuevo a escena, trastabilló sobre sus propios pies y -de nuevo- al suelo.
La risa entonces fue inevitable. Pero la función fue buena.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.