Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/02/17 00:00

UN ACADEMICO EN CARACAS

EL JURISTA CALEÑO MARIO SUAREZ MELO LLEGA A LA EMBAJADA EN VENEZUELA CON EL OBJETIVO DE FORTALECER LAS SIEMPRE FRAGILES RELACIONES CON EL PAIS HERMANO

UN ACADEMICO EN CARACAS

Quizá nunca antes el nombre de Mario Suárez Melo había sonado tanto en tan pocas semanas. Primero fue la Corte Suprema de Justicia, que lo candidatizó para ocupar la Procuraduría Generalde la República en reemplazo de Orlando Vásquez Velásquez. Luego el sonajero político lo colocó como el posible sucesor de Juan Carlos Esguerra en el Ministerio de Defensa. Finalmente su nombre volvió a destacarse cuando el presidente Ernesto Samper lo eligió la semana pasada para ocupar la embajada de Colombia en Venezuela, ante la designación de Guillermo Alberto González como ministro de Defensa.Históricamente las misiones diplomáticas en el vecino país nunca han sido fáciles. A pesar de la tradicional amistad entre Colombia y Venezuela y de su interdependencia como socios comerciales, los 2.219 kilómetros de frontera compartida se han convertido más en un factor de constante tensión que en un estímulo para la unión. Fenómenos como la presencia de narcotráfico y guerrilla en la frontera, así como la incursión de tropas venezolanas en territorio colombiano, no han hecho otra cosa que alimentar los roces en una zona que se ha erigido en un verdadero dolor de cabeza para ambos países.En este sentido Mario Suárez Melo llega a la embajada en Caracas en un momento en que puede definirse buena parte del futuro de las relaciones bilaterales. A partir de la reunión en Cartagena entre la ministra de Relaciones Exteriores, María Emma Mejía, y su similar de Venezuela, Miguel Angel Burelli, en los primeros días de febrero, en la que se tratarán temas como la delimitación de áreas marinas y submarinas y demarcación de hitos fronterizos, el ex rector de la Universidad del Rosario tendrá que construir el puente que ayude a solucionar los puntos de conflicto.Trabajador empedernido, este abogado rosarista y liberal caleño de 53 años tiene a su favor no sólo su amplia trayectoria como académico, algo que gusta mucho a los venezolanos, sino también el hecho de contar con el respaldo de Guillermo Alberto González, quien como embajador saliente en Caracas conoce de primera mano los puntos neurálgicos de la relación, y ahora como Ministro de Defensa será su principal aliado en el propósito de controlar a la guerrilla y el narcotráfico en las áreas de candela. Amigo del diálogo y la conciliación, Suárez Melo tiene la misión de limar las asperezas de las siempre frágiles relaciones colombo-venezolanas. Pero, sobre todo, el nuevo embajador tendrá el reto de hacer del vecino país el amigo que Colombia necesita en el propósito de fortalecer las relaciones internacionales que de una u otra manera se vieron afectadas por la crisis política interna.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.