Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/1993 12:00:00 AM

Un cronista de 85 años

Nadie como Carlos Lleras Restrepo ha sido, a la vez, protagonista tan principal y testigo tan excepcional del siglo XX colombiano.

Un cronista de 85 años
HABLAR DE LA VIDA Y OBRA DE CARlos Lleras Restrepo en la actualidad equivale a recordar 85 años de historia patria. Y es que al celebrarse su cumpleaños la semana pasada lo primero que se le vino a la mente a los colombianos fue la serie de acontecimientos históricos que han coincidido con su existencia. Memorias que desde 1978 plasma semanalmente en Nueva Frontera, con la ayuda de su vieja máquina de escribir, en un esfuerzo solo comparable con el que hizo en su tiempo el general Daniel F. O'Leary, cuando recopiló sus vivencias al lado del general Bolívar durante las luchas por la independencia.
En "Crónica sobre mi propia vida" Lleras, uno de los pocos colombianos que ha sido a la vez testigo y protagonista de algunos de los acontecimientos más significativos de este siglo, hace la reconstrucción de una cadena de hechos históricos a partir de narraciones personales. Incluye datos sobre una infancia austera en la casa de sus padres en el barrio de La Candelaria. Narra el proceso de la violencia partidista que desembocó en los hechos del 6 de septiembre de 1952, cuando su residencia en la calle 70 con séptima y la de su copartidario, Alfonso López Michelsen, fueron asaltadas e incendiadas. Cuenta sus experiencias en el exilio en México, las circunstancias que rodearon el período en que ocupó la primera magistratura, las tensiones, inquietudes, elogios, críticas, triunfos y derrotas que han enmarcado una existencia dedicada a la actividad de político, estadista y periodista.
Quizá la imagen más clara que los colombianos recuerdan del ex mandatario es la de su aparición televisada dos días después de las elecciones presidenciales de 1970. Esa noche, luego de su tradicional saludo de "amigas y amigos", Lleras le comunicó al país la declaración de estado de sitio y toque de queda, medidas que tomó para frustrar las intenciones de algunos partidarios del general Gustavo Rojas Pinilla de desatar un levantamiento nacional, como protesta por lo que muchos vieron como fraude eleetoral en favor de Misael Pastrana.
Retirado desde años de la política activa, no deja pasar oportunidad alguna para comentar las decisiones gubernamentales y las novedades políticas y económicas. Auque se podría pensar que vientos neoliberales han soplado en el gobierno de César Gaviria -incluyendo medidas como desmonte de algunas de las entidades oficiales que Lleras creó durante su administración -podrían atentar contra sus convicción cierto es que a pesar de su avanzada edad, Lleras se muestra comprensivo frente al cambio. Hay cosas que no le gustan, y las critica con franqueza, pero sin perder la ponderación que sigue haciendo una de las figuras que mayor influjo ha tenido en la forja de la Colombia moderna.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.