Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2010 12:00:00 AM

Un héroe sencillo

Políglota, dedicado y humilde, la historia de Diego Forlán, el mejor jugador de la Copa del Mundo de Sudáfrica, va mucho más allá de las canchas.

Diego Forlán no puede contar la historia del típico futbolista suramericano que aprendió a jugar en un potrero, pasó de pobre a millonario de la noche a la mañana y sucumbió ante las tentaciones de la fama y el dinero. Todo lo contrario: creció en un lujoso barrio de Montevideo, habla cinco idiomas y estudió en los mejores colegios, a pesar de lo cual es sencillo y humilde.

Porque, como no se cansan de repetir quienes lo conocen, su mayor virtud es la humildad. Forlán declaró que había conseguido el reconocimiento como mejor jugador del Mundial de Sudáfrica gracias a sus compañeros. "Es un muchacho sencillo y pensante -dijo a SEMANA Jorge Barraza, director de la revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol-. Una sola cosa lo pinta: tal vez sea el único futbolista al que le dejan un mensaje y devuelve la llamada, que responde un fax". Para Barraza, es la primera vez que el mejor jugador del torneo es elegido "por rendimiento y no por 'marketing' o por cursilerías".

Forlán alcanzó el punto más alto de su carrera en una edad en que la mayoría de sus colegas ya piensan en el retiro. Pero a sus 31 años no se le pasa por la cabeza jubilarse. Y no tendría por qué. Su fútbol va en ascenso y cada temporada acumula más récords y trofeos. Ha sido dos veces 'pichichi' de la Liga española y goleador del fútbol europeo (2005 y 2009); y está a dos goles de igualar al 'Mago' Scarone, figura del equipo charrúa campeón del mundo en 1930, como el máximo anotador de todos los tiempos con la camiseta de su país. Además, tuvo un Mundial soñado: hizo cinco goles (los mismos que el alemán Thomas Müller, quien recibió la Bota de Oro por haber hecho más pases de gol), su equipo ocupó un destacado cuarto lugar y la Fifa lo nombró mejor jugador del torneo.

'Cachabacha', como lo apodan por su parecido con la bruja protagonista de una serie argentina de dibujos animados, creció entre estadios, entrenamientos y tertulias futboleras. Su papá, Pablo, participó en los mundiales del 66, 70 y 74; y su abuelo materno, Juan Carlos Corazo, dirigió la selección charrúa en Chile 62. Forlán cuenta en su autobiografía (U-ru-gua-yo) que, mientras su mamá le repetía que si no sacaba buenas notas no lo dejaría jugar al fútbol, su padre lo obligaba a patear con las dos piernas un balón contra un muro. "La pared no engaña -le decía-. Si le pegas bien te la devuelve bien, en cambio si le pegas mal...".

Pero no todos los recuerdos de su niñez son tan dulces. Cuando tenía 12 años, su hermana Alejandra, cinco años mayor, sufrió un accidente que le cambió la vida: venía de bailar con su novio cuando este perdió el control del carro, que giró hasta parar contra una palmera. Él murió de inmediato y ella quedó paralizada del cuello para abajo. Existe una leyenda que dice que Diego, aficionado al tenis cuando niño, prometió a su mamá en ese momento que sería jugador de fútbol para pagar los gastos del tratamiento de su hermana. Una versión que los dos han desmentido. Lo que sí es cierto es que desde que empezó a jugar con el Independiente de Avellaneda, su primer equipo profesional, ha dedicado mucho tiempo y dinero a ayudarla. Hoy Alejandra, quien sigue en silla de ruedas, tiene una fundación que lleva su nombre para ayudar a prevenir accidentes de tránsito. Diego, por su parte, ha hecho campañas publicitarias con ella, es embajador de la Unicef y está presente en cada obra de caridad que puede.

Los Forlán aseguran que Alejandra, quien duró cinco meses conectada a un respirador artificial, es un ejemplo de esfuerzo y disciplina para todos. Disciplina que dio tan buenos resultados en Diego, que hoy es reconocido como uno de los jugadores más completos del mundo. No solo fue el delantero que más corrió durante el Mundial (10,4 kilómetros por partido), sino que marcó goles con las dos piernas, como de costumbre. "El entrenador del Manchester United, Sir Alex Ferguson, está encantado contigo, pero no sabe si eres zurdo o diestro", le dijo un periodista británico cuando llegó a los 'Diablos Rojos' en 2002, proveniente de Independiente.

En Manchester pasó los peores años de su carrera. Relegado a la banca, estuvo ocho meses sin marcar un solo gol y los implacables tabloides británicos lo bautizaron 'Forlorn', que en español significa desolado, abandonado, desesperado. Dos años más tarde fue vendido al entonces modesto Villarreal por un tercio de lo que había pagado el equipo inglés. En el 'Subamarino Amarillo' alcanzó la semifinal de la Liga de Campeones, y con el Atlético de Madrid, que lo compró por más de 30 millones de dólares en 2007, el título de la Uefa Europa League.

"Diego dice que no se puede creer el cuento de la fama porque su hermana Alejandra lo abofetearía -contó a SEMANA Enrique Ramón, jefe de comunicaciones del Atlético de Madrid, amigo de Forlán y coautor de U-ru-gua-yo-. Es un gran profesional con un estilo de vida espartano: duerme cuando tiene que dormir, come lo que tiene que comer y nunca lo he visto tomarse una cerveza, ni siquiera una Coca-Cola".

Muchos uruguayos aseguran que ese profesionalismo, esa humildad y, por supuesto, los goles han hecho de Forlán el ídolo más grande de Uruguay, sobrepasando a estrellas recientes como Enzo Francescoli, e incluso a los héroes campeones del mundo en 1930 y 1950. Una teoría que Barraza apoya: "En el buen sentido, ha hecho sepultar los fantasmas de Obdulio Varela, Nasazzi, Schiaffino, cuyo recuerdo, sin quererlo, atormentaba a los futbolistas jóvenes de Uruguay. Forlán es el ícono moderno. A partir de él, los chicos tienen espejos actuales en donde mirarse, sin pensar que nacieron en el tiempo equivocado".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?