Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/14/2012 12:00:00 AM

Un hombre muy malo

"Yo soy especial. No soy como el preso promedio. He pasado mi vida en la cárcel y he enviado a cinco personas a la tumba. Yo soy un hombre muy peligroso".

"Yo soy especial. No soy como el preso promedio. He pasado mi vida en la cárcel y he enviado a cinco personas a la tumba. Yo soy un hombre muy peligroso". Con esas palabras, que le dijo a un psicólogo forense, Charles Manson, de 77 años, se autocondenó a pasar el resto de sus días en la cárcel, algo que para muchos sería lo lógico. La semana pasada, la Justicia volvió a negarle la libertad condicional al líder de La familia, una secta que perpetró varios homicidios en la década de los sesenta, y programó su siguiente audiencia dentro de 15 años. Manson se hizo famoso por asesinar a la actriz Sharon Tate, esposa del director Roman Polanski, cuando solo le faltaban dos semanas para dar a luz. Al principio fue condenado a morir en una cámara de gas, pero se salvó porque justo en ese momento California declaró ilegal la pena capital. Desde prisión, su nombre se ha convertido en una leyenda y algunas bandas de rock lo consideran una figura de culto. Se cree que Manson, un músico frustrado, fundó la secta porque todas las casas disqueras lo rechazaron e incluso él mismo ha reconocido que se inspiró en la canción de los Beatles Helter Skelter para cometer los asesinatos. Pero la guerra interracial que él creyó ver en la letra de la canción, la misma que habría tratado de desencadenar con sus crímenes, sigue siendo solo una pesadilla delirante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.