Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/09/11 00:00

Un misterio rosa

Un libro vuelve a poner en duda la orientación sexual de John Travolta. Su caso es apenas un ejemplo de la cadena de rumores que abundan en Hollywood sobre la homosexualidad de muchas celebridades.

La noticia sobre la supuesta homosexualidad de Travolta ocurre en un mal momento. Kelly Preston está a punto de dar a luz y la semana pasada el actor retiró una demanda contra dos sujetos que lo amenazaron con revelar unos documentos que supuestamente lo incriminan en la muerte de su hijo.

En el mundo del espectáculo a muchos se les hace agua la boca cuando aparecen nuevos rumores sobre la supuesta homosexualidad de John Travolta. Por eso, la semana pasada la prensa del corazón se deleitó con un artículo publicado por el tabloide sensacionalista National Enquirer que asegura que desde hace años el actor engaña a su esposa, Kelly Preston, con varios hombres en un spa de Los Ángeles. La exclusiva se basa en el libro You'll never spa in this town again, escrito por Robert Randolph, un antiguo miembro de un centro de salud para varones que al parecer solía frecuentar el protagonista de Grease (Brillantina). Los detalles que revela son tan escandalosos que, según el autor, las infidelidades de Travolta dejan al golfista Tiger Woods como un "boy scout".

El libro, que está a punto de salir al mercado, inicialmente iba a ser lanzado en enero del año pasado, pero fue pospuesto porque en ese entonces Jett, el hijo mayor de los Travolta, sufrió un ataque de epilepsia y murió mientras pasaban vacaciones en las Bahamas. Ahora, más de un año después de la tragedia y cuando Kelly está a punto de dar a luz su tercer hijo, Randolph decidió confesar todos los secretos que dice haber conocido de primera mano durante los 15 años que visitó el spa. Según reveló al Enquirer, Travolta tenía relaciones sexuales con hombres sin importar que lo vieran y en una ocasión se le insinuó, pero él lo rechazó porque le parecía "indebido". Randolph pasó la prueba del detector de mentiras, y aún así hay quienes no se fían de su testimonio porque ha dicho que es una forma de vengarse de los dueños del lugar, quienes prohibieron su entrada en 2003.

De ser verdad las acusaciones, el matrimonio sería una fachada para ocultar la orientación sexual de Travolta. Las teorías que se han hilado desde que estalló el escándalo apuntan a lo mismo: si se comprueba que Randolph está en lo cierto, el actor tuvo que haberse casado con Kelly hace 19 años únicamente para aparentar que lleva una vida normal y así evitar sospechas. Una cortina de humo que puede salirle muy cara.
Hoy los homosexuales han ganado un lugar importante en la sociedad, pero todavía existen prejuicios en un mundo tan mezquino como el de las celebridades. "La industria del entretenimiento es liberal en sentido político, pero sigue siendo institucionalmente conservadora", explicó a SEMANA Joshua Gamson, profesor de Sociología y autor del libro Claims to fame: celebrity in contemporary America. Por eso algunos creen que a pesar de que Travolta es un actor consolidado, si llega a aceptar que es gay resultaría muy dañino para su carrera. "Los grandes estudios no quieren correr riesgos y además difícilmente se atreven a contratar a un gay para interpretar papeles heterosexuales".

Las consecuencias para las estrellas que salen del clóset van desde el desprestigio y la pérdida de fanáticos hasta la disminución de sus ingresos. A Ellen DeGeneres la despidieron luego de que reconoció en su programa de televisión que era lesbiana y tuvo que esperar casi una década para volver a tener éxito. Incluso los cantantes George Michael y Elton John, íconos de la cultura gay en Hollywood, tuvieron que pensarlo dos veces antes de admitir su gusto por los hombres. Al primero lo pillaron en un baño público en situaciones comprometedoras, y el segundo duró cuatro años casado con una mujer.

En el caso de Travolta, los hechos recientes "podrían arruinar la imagen que tenemos de él en clásicos del cine como 'Grease' o 'Saturday Night Fever', donde aparece como el chico popular que vuelve locas a las jovencitas", asegura Patrick Wanis, experto en comportamiento humano que trabaja como asesor de artistas en Estados Unidos. Y es justamente por su condición de símbolo sexual que durante años la prensa ha tejido todo tipo de historias en torno a su vida.

Uno de los rumores que más repercusión han tenido es que si el actor abandona la Iglesia de la cienciología, de la que es miembro desde hace cerca de 30 años, los líderes de esa secta revelarían que es gay. De hecho, en 1998 un ex practicante declaró ante una corte que dentro de la congregación el artista era ejemplo de cómo la homosexualidad podía curarse. Meses antes, la revista Time también publicó un artículo en el que otro seguidor cuenta que David Miscavige, el máximo representante de la cienciología, solía hacer chistes sobre el "comportamiento promiscuo" de Travolta.

Todavía muchos recuerdan que el primer gran escándalo que sacudió su carrera fue la declaración de la estrella porno Paul Barresi, quien aseguró al Enquirer en 1990 que ambos habían tenido una romance durante dos años. Aunque Barresi no tardó en desmentir la historia, a muchos les pareció sospechoso que un año después de ser publicada, el actor anunció su compromiso con Kelly. En efecto, aún algunos piensan que el matrimonio fue arreglado por la propia Iglesia para encubrir su condición.

Los rumores que han circulado sobre Travolta y sus supuestas aventuras amorosas con personas del mismo sexo no son los únicos. Tom Cruise es otra de las figuras predilectas de las revistas y tabloides sensacionalistas que cada tanto se preguntan si es gay o no. Él siempre ha insistido que lo suyo son las mujeres y no le ha temblado la mano a la hora de llevar su caso a los estrados. La primera vez que lo hizo fue en 1998 cuando demandó a un periódico británico que aseguró que su matrimonio con Nicole Kidman era una farsa. Tres años después de que se separó de la actriz, un periodista lo amenazó con publicar un video en el que aparecía teniendo relaciones sexuales con un hombre. Cruise lo denunció y logró que se retractara. Algo parecido ocurrió en 2003 cuando una estrella porno afirmó a una revista francesa que había tenido un affaire con el protagonista de Misión imposible.

Ni siquiera Oprah Winfrey, la reina de la televisión gringa, se salva de las especulaciones. Hay quienes creen que durante varios años salió con el empresario Stedman Graham para ocultar su relación con Gayle King, su mejor amiga y editora de la publicación O: The Oprah Magazine. En la reciente biografía no autorizada publicada por Kitty Kelley, la escritora cuenta que en 1989 Oprah le pagó a un ex novio 50.000 dólares para que no revelara detalles sobre sus encuentros con otras mujeres. Y aunque en varias ocasiones ella ha dicho que si fuera lesbiana no tendría problema en admitirlo públicamente, su orientación sexual sigue siendo un misterio.

En todo caso, parece que a los hombres les cuesta más trabajo aceptar su homosexualidad en Hollywood. "Para ellos sigue siendo un tabú", aseguró a esta revista Cooper Lawrence, psicóloga y autora del libro The cult of celebrity. Lo mismo piensa Ashley Dos Santos, experta en cultura del entretenimiento, pues "si alguien de quien se rumora es gay interpreta a James Bond, lo más probable es que el personaje pierda credibilidad". De allí, por ejemplo, que a Rock Hudson, Anthony Perkins y Richard Chamberlain, legendarios galanes del cine y la televisión estadounidenses, les resultara tan difícil aceptar sus preferencias. Travolta hace rato se alejó de las grandes producciones, pero no por eso dejan de enfurecerlo los rumores que circulan en los medios y que cada vez más ponen en riesgo su matrimonio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.