Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/01/23 00:00

Un Sherlock Holmes nada elemental

En la nueva película sobre el famoso detective, éste se asemeja más a Jackie Chan que al sobrio y elegante personaje creado por sir Arthur Conan Doyle.

Robert Downey Jr. ganó la semana pasada el Globo de Oro por su particular versión del mítico investigador

Uno de los pasatiempos más comunes entre los obreros londinenses de finales del siglo XIX era reunirse a escuchar en voz alta los relatos de The Strand Magazine, la revista que publicaba las historias de Sherlock Holmes, un detective capaz de resolver los crímenes más complejos.

La afición por el personaje era tal, que cuando salía una nueva edición sus seguidores se agolpaban frente a las oficinas de la publicación y se rapaban los ejemplares.

Su creador, el escritor escocés Arthur Conan Doyle, escribió 56 relatos y cuatro novelas en las que mostró a Holmes como un hombre observador, sagaz y un tanto brusco. Y aunque la última de las historias del escritor fue publicada en 1927, la fama del detective nunca decayó. Desde su creación, en 1887, ha sido recreado en cientos de películas, libros, historietas y obras de teatro.

En sus diferentes adaptaciones se ha tratado de mantener intacta la imagen del sabueso misterioso que le imprimió Doyle. Sin embargo, en otras han hecho con él lo que han querido: lo han puesto a bordo del Titanic, lo han aliado con Batman y hasta lo han enredado en una relación homosexual con el doctor John Watson, su compañero de aventuras.

Pero ninguna versión del detective ha sido tan libre, y a la vez tan cuestionada, como Sherlock Holmes, que actualmente está en cartelera mundial, protagonizada por Robert Downey Jr. (Chaplin y Iron Man). Aunque cierto sector de la crítica la avala, incluso el actor recibió Globo de Oro a mejor actor de comedia o musical por su representación del investigador, varios de los fanáticos del detective original la deploran. No entienden cómo Guy Ritchie, su director, haya llegado tan lejos y haya puesto al personaje del filme como un superhéroe de Hollywood, más entrenado en artes marciales, a lo Jackie Chan, que en razonamiento deductivo.

Una característica que el crítico de cine de Los Angeles Times, Kenneth Turan, analiza: "Es un muchacho musculoso al que le gusta pelear a puño limpio y encaja en la descripción del productor de la película, Joel Silver, quien define a Holmes como un 'James Bond en 1891'".

Para Susan Rice, miembro de la selecta sociedad 'Holmesiana' Los irregulares de Baker Street, el personaje no ha cambiado ni nunca lo hará. "Lo que ha evolucionado es nuestra forma de verlo-, le dijo a SEMANA-. Como pasa con Hamlet, los actores que han interpretado a Sherlock desde 1902 simplemente han sido llamados a mostrar diferentes facetas de él".

El primero en incorporar nuevos elementos al personaje de Holmes fue el actor William Gillette, quien desde finales del XIX lo encarnó más de 1.000 veces. A él se le atribuyen las actitudes, los gestos y algunos de los accesorios con los que todavía el grueso de la gente asocia a Holmes, incluida su característica pipa curva. El sombrero de cazador tampoco es fruto de la imaginación de Conan Doyle. Esta prenda la añadió el ilustrador de The Strand.

"En casi todas las adaptaciones escritas se ha tratado de capturar de alguna manera el tono de las historias originales", afirma Leslie Klinger, autor de un libro de tres volúmenes sobre la obra. "En el cine hasta 'Hound of the Baskervilles' ('El sabueso de los Baskerville'), en 1939, nadie se había preocupado por hacer de él un detective victoriano y todas las versiones anteriores simplemente lo mostraban en otra época. En 1930, por ejemplo, manejaba un carro".

Son muchos los 'Holmesianos' que insisten en que el personaje debía haberse muerto cuando Conan Doyle dejó de escribir sobre él. Así no habría películas ni libros que lo deformaran. "Las novelas de Sherlock Holmes revelan un personaje muy complejo, pero la fama ha limado todos los detalles y ha dejado una personalidad tosca y deformada, incompleta e inexacta", asegura Miguel Herrero, creador de www.sherlockholmes.es, una página que recibe más de 8.000 visitas por mes.

Lo cierto es que Sherlock Holmes sigue de moda y, aunque el personaje se haya transformado con tantas adaptaciones, sus más fervientes seguidores no cambian al detective original, el de Conan Doyle. "Indudablemente la mejor versión cinematográfica de Holmes es la que rueda en la cabeza de cada uno cuando lee una de sus historias,- comenta Klinger-. Todas las demás son pálidas en comparación con ésta".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.