Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2011 12:00:00 AM

Una joven de 22 años es la dueña de la casa más cara de los EE.UU.

Se trata de Petra Eccleston, la hija menor del magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone. La mansión, ubicada en Hollywood, está avaluada en 150 millones de dólares.

Después de dos años de que Candy Spelling, esposa del productor Aaron Spelling, reconocido por películas y series hollywoodenses como Dinastía, Los Ángeles de Charlie y Beverly Hills 90210 ofreció a la venta la mansión más cara de los Estados Unidos sin éxito, de la noche a la mañana apareció una compradora que se quedó con esta propiedad.
 
La nueva propietaria, con apenas 22 años de edad, es Petra Ecclestone, hija del magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone. La mansión es un regalo que pagó su papá antes de que se case con el empresario James Stunt.
 
La extravagante compra (la dueña anterior pedía 150 millones de dólares, aunque no se conoce si fue comprada por ese precio) se convierte en una más de las propiedades de la joven heredera; en Londres también adquirió una casa de 6 pisos por 90,9 millones de dólares.
 
A su corta edad, Petra es diseñadora de modas y se lanzó al mundo de los negocios con una empresa de ropa masculina, que después de tener un éxito rotundo de poco más de un año terminó en la quiebra. En abril de 2009 se animó nuevamente y firmó un contrato con la empresa de indumentaria Siscia.
 
Hija de la exmodelo croata de Armani, Slavica, Petra comparte la fortuna que heredará de sus padres con su hermana Tamara.
 
Los lujos de la mansión
 
Aunque Petra reparte su tiempo entre Londres y Estados Unidos, muchos aseguran que el tiempo que pase en su nueva mansión no le alcanzará para disfrutar de todos los lujos que tiene en los 5.294 metros cuadrados que tiene la edificación.
 
En total son 113 habitaciones, 3 cocinas, un gimnasio, sala de cine, una biblioteca gigante, teatro, un garaje con cupo para 100 vehículos, canchas de tenis, piscinas y hasta una pista de bolos.

Se conoce que cuando el texano Aaron Spelling compró la propiedad en los años 80, la derribó totalmente para levantar la casa que ahora pertenece a la joven millonaria. 

La anterior propietaria decidió vender la impresionante mansión luego de quedar viuda por la muerte de su esposo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.