Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/2002 12:00:00 AM

Una pareja explosiva

Las fuerzas norteamericanas capturaron a 'Miss Antrax' y a la 'Doctora Germen', dos tenebrosas científicas iraquíes especializadas en la elaboración de armas biológicas.

Hasta ahora las únicas armas químicas que ha encontrado Estados Unidos en Irak son dos mujeres detenidas recientemente: las doctoras Huda Salih Mahdi Ammash y Rihab Rashid Taha, ambas expertas en el desarrollo del arsenal biológico y consideradas cerebros de los programas de elaboración de armas de destrucción masiva. No en vano se han ganado sus respectivos apodos de 'Miss Antrax' y 'Doctora Germen'.

Hace dos semanas las fuerzas norteamericanas y británicas detuvieron a la primera. De 49 años ella era el 'cinco de corazones' en la baraja que el Pentágono distribuyó entre las tropas y era la única mujer incluida en la lista de los 55 líderes iraquíes más buscados. No es para menos. Después de estudiar en la Universidad de Bagdad, Ammash viajó a Estados Unidos para hacer una maestría en microbiología en Texas y luego un doctorado en Columbia. Nadie sabe para quién trabaja porque a su regreso a Irak empezó su experimentación científica, especialmente con ántrax, y se convirtió en una de las pocas personas de confianza de Saddam Hussein. Hasta tal punto que llegó a ser la primera mujer miembro del mando regional del partido Baath.

En los años 90 Ammash hizo parte del equipo encargado de reconstruir el arsenal biológico tras la derrota de la Guerra del Golfo. Fue entonces cuando su camino se cruzó con el de Rihab Tahab, alguien que compartía su afición por bacterias, virus, hongos y por los experimentos en animales y humanos. "Ambas utilizaban técnicas iguales y son igualmente perversas", dijo a SEMANA Gordon Thomas, periodista experto en Irak.

La semana pasada Rihab Tahab, de 46 años, más conocida como la 'Doctora Germen', se entregó. Aunque le seguían el rastro no hacía parte de la lista de los 55, pero hace algún tiempo los inspectores de armas de Naciones Unidas la catalogaron como "la mujer más peligrosa del mundo". Detrás de la aparente fragilidad que le dan su metro y medio de estatura, su palidez y delgada figura se oculta una persona tosca y despiadada. "Según informes del MI5 (servicio militar británico de contraespionaje) mientras estaba embarazada Rihab dedicó varios meses a investigar fórmulas para infectar a niños con dosis letales de gastroenteritis, que producían una diarrea imparable hasta llevarlos a la muerte", explica Thomas.

La doctora Rihab fue enviada por el régimen a estudiar microbiología a la Universidad de Norwich, en el Reino Unido. Durante esa época mantuvo un bajo perfil y no parecía muy brillante, estrategia que usó para no despertar sospechas. Así tuvo acceso a documentos del Porton Down, el centro de investigaciones secretas de guerra química de Gran Bretaña. Años más tarde se convertiría en la directora del programa de armas biológicas de Hussein.

"No me arrepiento de mi trabajo. Irak ha sido amenazado y es nuestro derecho defendernos", afirmó la doctora en una de las pocas entrevistas que concedió tiempo atrás, en la que se defendió advirtiendo que si bien había trabajado con bacterias su fin no era convertirlas en armas letales. Sin embargo en ese entonces inspectores de Naciones Unidas revelaron que ella y su equipo habían cultivado 19.000 litros de toxina botulínica (veneno que hincha la lengua y asfixia a la víctima), 2.000 de aflatoxina (provoca cáncer en el hígado), gas gangrena (que derrite la piel) y 8.400 litros de ántrax.

De acuerdo con informes del Mossad (servicio secreto de Israel) ella supervisó experimentos con prisioneros iraníes: "Observaba detrás del vidrio cómo ataban a las víctimas a unas camillas y cómo se les rociaba con ántrax desde un tubo montado en el techo. Sus científicos tenían que cronometrar el tiempo que tardaban en morir", añade Thomas.

Quizás estas dos mujeres, bajo la custodia de las fuerzas norteamericanas, sean la clave para resolver el enigma que sigue vigente después de la guerra: ¿Hay armas químicas en Irak?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?