Lunes, 1 de septiembre de 2014

VECINOS Y AMIGOS

| 1995/05/01 00:00

VECINOS Y AMIGOS

AUNQUE SE CREYO QUE LAS RELACIONES ENTRE ANTAnas Mockus y monseñor Pedro Rubiano no eran las mejores, debido a que el alcalde capitalino no asistió a la posesión del nuevo arzobispo de Bogotá, la verdad es que el burgomaestre y el prelado se han vuelto muy buenos amigos.
Días después de asumir su cargo, monseñor Rubiano -que vive a unos pasos del Palacio Liévano- llamó a Mockus para que aplicara la política del buen vecino, una de las banderas de su administración, y lo visitara. El Alcalde accedió y, desde entonces, se han seguido visitando tanto en el Palacio Arzobispal como en el Palacio Liévano y se mantienen en permanente contacto telefónico. Al parecer el arzobispo se ha ganado un alma más para su rebaño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×