Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/1996 12:00:00 AM

VIDA DE PRINCESA

Un filántropo estadounidense salva a la duquesa de York de los apuros económicos originados en su estrafalaria vida.


LAS PRINCESAS modernas no sólo son infieles sino que además tienen problemas económicos, algo que jamás ha sido mencionado en los cuentos de hadas. La prensa reveló hace unos días que por cuenta de su afición por la buena vida, Sara Fergusson, duquesa de York, estaba siendo acosada por sus enfurecidos acreedores. Según el diario londinense The Sun, las deudas de Fergie ascendían a 4,5 millones de dólares.
A pesar de haber recibido tres millones de dólares como parte del arreglo por su separación de Andrés, Sara parece no tener intenciones de ajustarse a un plebeyo presupuesto anual. El diario señala que el año pasado la duquesa de York gastó en ropa de exclusivos diseñadores, fiestas de champaña y vacaciones exóticas 750.000 dólares. Esto representa más del doble de sus ingresos anuales.
Desde su separación de Andrés en 1992, cuando la reina le entrezó tres millones de dólares como parte del arreglo, Sara vive en una mansión en las afueras de Londres por la cual paga una renta mensual de 9.000 dólares. Además, gasta cerca de 11.000 dólares semanales en un equipo de 10 empleados domésticos. Y sólo por concepto de llamadas telefónicas pagó el año pasado 24.000 dolares. Según informó The Sun, el lujoso tren de vida de la duquesa incluye cinco temporadas de vacaciones al año que incluyen esquí en Suiza, caminatas en Nepal, safari en Kenia y playas en Tailandia y Australia. Y, a pesar de sus declaraciones acerca de estar reduciendo al máximo sus gastos, en su reciente viaje a Manhattan Sara gastó en media hora alrededor de 4.500 dólares únicamente en zapatos. Los ingresos de Sara provienen de la pensión anual de 23.000 dólares que el príncipe Andrés quien paga de su salario como oficial naval la educación de sus hijas Beatrice de siete y Eugenia de nueve años le pasa para gastos personales. El resto proviene de los derechos de autor por su libro infantil y lo que cobra por apariciones y entrevistas.
En una declaración pública, la reina Isabel dejó en claro que no estaba dispuesta a acolitar el costoso estilo de vida y la actitud despilfarradora de Fergie. El comunicado del Palacio de Buckingham recalcó que la reina ha cubierto varias veces los sobregiros de la princesa y que esta vez la soberana no estaba dispuesta a hacerlo, con lo cual mandó a la duquesa a lidiar directamente con sus acreedores.
Pero cuando los bancos estaban a punto de declararle la bancarrota, un magnate estadounidense llegó en rescate de Sara. Según el Sunday Times la duquesa firmó un contrato multimillonario para la compra de derechos a las futuras ganancias del personaje 'El Helicóptero Budgie', creado por ella para una serie de libros infantiles y que será desarrollado para el cine y la televisión. Las versiones indican que el salvador de la duquesa es el multimillonario Ray Chambers, de 53 años, casado y con tres hijos, a quien ella conoció el año pasado en la Casa Blanca y cuya fortuna se estima en 200 millones de dólares. Ahora, para sanar sus deudas, Fergie deberá convertirse en una escritora más prolífica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?