Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2001/03/12 00:00

Vida de nobles

Vida de nobles

Quienes aseguran que el principe Eduardo de Inglaterra es homosexual creen haberlo confirmado al enterarse de que el hijo de la reina Isabel no duerme con su esposa Sofía. Aunque la pareja dispone de un lujoso apartamento en el Palacio de Buckingham no lo consideran suficientemente amplio pues tiene tan sólo una habitación. Por eso el príncipe le pidió a su madre un nuevo piso con dos cuartos o más. Así mismo, cuando Eduardo y Sofía visitan a la reina en Sandringham, exigen habitaciones separadas. Para muchos esta situación es la evidencia por lo menos de la mala relación de la pareja, pero al parecer este extraño estilo de vida es una costumbre más de la familia Windsor, pues la reina Isabel no sólo no comparte el mismo cuarto con su esposo sino que además tiene su propio piso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.