Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/05/31 00:00

Visita incómoda

La semana pasada el mundo recordó la verdadera razón por la cual se terminó la amistad entre los escritores Charles Dickens y Hans Christian Andersen hace 150 años.

La semana pasada el mundo recordó la verdadera razón por la cual se terminó la amistad entre los escritores Charles Dickens y Hans Christian Andersen hace 150 años. El comerciante de antigüedades David Brass la contó con ocasión de la venta por más de 300.000 dólares de uno de los libros que el primero le regaló con dedicatoria personal al segundo. Los autores se conocieron en 1847 en la primera visita del cuentista danés a Inglaterra. Dickens, autor de novelas tan importantes como Oliver Twist, para agradecer los halagos del danés le entregó 12 primeras ediciones dedicadas. Comenzaron una larga amistad epistolar de 10 años, que duró hasta la siguiente visita del autor de La sirenita a la isla británica. Dickens aceptó alojarlo en su casa y a pesar de que el invitado le expresó en una carta que "no habré de molestar demasiado", hizo todo lo contrario, y la estada se prolongó por cinco semanas. Según Brass, el danés se divirtió muchísimo, mientras el inglés y su familia vivieron un auténtico infierno, tanto es así que una de las hijas de Dickens apodó al cuentista "el huesudo aburrido". A su partida el inglés escribió en un espejo: "Hans Andersen durmió en este cuarto durante cinco semanas -¡que a la familia le parecieron SIGLOS!"-. El danés siempre se distinguió por su torpeza social, al punto de que nunca entendió por qué Dickens nunca más le respondió sus cartas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.