Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/10/1996 12:00:00 AM

VUELVE Y PECA

DESPUES DEL ESCANDALO DE DROGAS, TODO PARECE INDICAR QUE EL ALCALDE DE WASHINGTON MARION BARRY REGRESO A SUS VIEJOS VICIOS

Hace unos días el alcalde de Washington Marion Barry tomó por sorpresa a los periodistas de la capital estadounidense cuando les informó que tomaría un período indefinido de descanso. La información fue divulgada mediante un fax en el que el alcalde hablaba del peligro de las recaídas espirituales e invocaba los 12 pasos del programa de Narcóticos Anónimos. Aunque sus amigos argumentaron que Barry probablemente necesitaba tiempo para recuperarse por completo de una cirugía de próstata que le habían practicado en diciembre pasado y de la fatiga por exceso de trabajo, la gran mayoría empezó a especular. No era difícil sospechar que la verdadera razón de las vacaciones del funcionario fuera una recaída en el vicio del crack, un problema que hace cinco años casi le cuesta su carrera como hombre público. En ese momento Marion Barry fue noticia mundial cuando, en pleno ejercicio de sus funciones como alcalde, el FBI lo filmó en la habitación de un hotel fumando crack con su amante Rasheeda Moore. De inmediato fue arrestado, acusado con 11 cargos de posesión de droga y sentenciado a seis meses de prisión. Cuando se encontraba pagando la pena volvió a revolver el avispero al ser acusado de tener sexo oral en público con una mujer que lo visitó. En 1994, después de terminar un tratamiento para acabar con la adicción al alcoholismo y a la droga, Barry volvió a lanzarse como candidato para alcalde de la capital estadounidense. Aunque todos daban por terminada su carrera política después del escandaloso episodio del hotel, el personaje logró la victoria gracias a una exitosa campaña que se basó en demostrar que había sido víctima de segregación racial por parte del FBI. Su triunfo fue sin duda un duro golpe para la política antinarcóticos del gobierno de Estados Unidos.Si bien los rumores aún no han podido ser confirmados y tanto el alcalde como su esposa desmienten categóricamente que él haya vuelto a recaer en el vicio, el FBI ha recibido datos que indican que sí ha estado usando drogas desde hace algunos meses. Pero ese no es el único lío que enfrenta Barry. Además del consumo de drogas, es investigado porque presuntamente su esposa Cora se apropió de 2.000 dólares de la campaña. Para algunos expertos, su retiro temporal tendría que ver con la iniciación de conversaciones para que los agentes federales archiven el caso a cambio de la renuncia del alcalde.Aunque la comunidad está empeñada en que se conozca realmente cuál es el estado físico y mental de Barry, el FBI, después de todas las críticas que recibió por la manera como logró capturar al funcionario fumando crack, no está muy interesado en promover una investigación de su vida privada. En cualquier caso, el alcalde ganó el voto de la mayoría mostrándose como un ejemplo de superación, y por lo tanto una recaída sería demoledora para sus perspectivas de mantenerse en el cargo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.