Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2006 12:00:00 AM

Yo me acuso

En un libro O. J. Simpson cuenta cómo habría sido el asesinato? de su ex esposa si él lo hubiera cometido. Muchos creen? que es una confesión real.

"Prometo como primera meta en mi vida encontrar al asesino o asesinos de Nicole y del señor Goldman", fueron las palabras que O.J. Simpson pronunció al ser absuelto en el juicio por el asesinato de su ex esposa Nicole Brown y de su supuesto amante Ron Goldman, ocurrido el 12 de junio de 1994. Y al parecer, ya habría encontrado al culpable: él mismo. Pese a que el actor y antigua estrella del fútbol americano nunca se cansó de afirmar que era inocente y fue declarado no culpable en un largo y mediatizado proceso penal, 11 años después, una gran suma de dinero lo motivó a confesar en un libro cómo habrían ocurrido los hechos.

Simpson recibió 3,5 millones de dólares por escribir If I did it (Si yo lo hice) una obra en la que revela los detalles de la forma como acabó con las vidas de las dos víctimas. Sin embargo, no se trata de una confesión real sino de su versión hipotética de cómo hubiera sido el crimen si él lo habría perpetrado. Aun con la aclaración, el relato es tan vívido y suena tan parecido a lo que la gente cree que sucedió, que muchos consideran que en efecto, así fue. De todas maneras, no tendría nada que perder, pues nadie puede ser juzgado dos veces por un mismo delito.

El libro saldrá en pocos días, pero algunos medios han filtrado apartes del texto. Paradójicamente comienza con la historia de amor de Simpson y Brown, que se conocieron en el club nocturno donde ella trabajaba como mesera. La pareja tuvo dos hijos pero el romance terminó en divorcio en 1992, al parecer por acusaciones de maltrato de Nicole contra su esposo.

Según el libro, la verdadera pesadilla empezó dos años después, cuando Charlie, un amigo de Simpson, le advirtió a este que su ex mujer consumía drogas y participaba en orgías sexuales. Preocupado por el bienestar de sus niños y preso de la ira, decidió ir en su camioneta a la casa de Nicole con la intención de asustarla. Al llegar se dio cuenta de que ella tenía velas encendidas y música. Sin duda esperaba a alguien mientras sus hijos dormían en el piso de arriba. De acuerdo con el relato, Simpson parqueó detrás de la residencia, se puso sus guantes de golf y tomó el cuchillo que mantenía en el vehículo para espantar a quien lo molestara. Pero Charlie, nervioso, le quitó el arma. Allí habrían esperado hasta que un hombre joven tocó a la puerta de Nicole.

El texto narra que de inmediato Simpson se le acercó y le preguntó por qué visitaba a su ex esposa a tan altas horas de la noche (más de las 10). Ron Goldman respondió nervioso que a la madre de Nicole se le habían quedado las gafas en el restaurante donde él era mesero y que la ex esposa de Simpson le había pedido el favor de que se las llevara. En ese momento ella abrió la puerta vestida con un revelador traje negro acompañada de su perro, que recibió muy efusivamente al supuesto extraño. Debido a ese saludo el actor interpretó que no era la primera vez que Goldman visitaba esa casa y se enfureció. Cuenta que Nicole trató de golpearlo y que el joven intervino para protegerla. Charlie habría tratado de separar a su amigo, pero éste aprovechó la confusión y le arrebató el cuchillo.

El autor cuenta que no recuerda bien lo que sucedió porque su mente estaba nublada. La siguiente escena que vio fue el cadáver de Nicole en posición fetal, el cuerpo de Goldman a unos metros de distancia, y él con su camisa empapada de sangre y el cuchillo en sus manos. Charlie permanecía a su lado, horrorizado. Rápidamente Simpson se quitó la ropa y envolvió en ella el arma y los zapatos. Luego emprendió la huida.

El libro ha desatado una gran polémica, especialmente entre los familiares de las víctimas, que argumentan que un asesino está recibiendo dinero por cuenta de su crimen. Se dice que por ello estarían reclamando las ganancias de la venta de la obra como parte de la compensación de más de 30 millones de dólares que se les concedió en un juicio civil en el que se encontró responsable al actor de las muertes. Y aunque este no entrañaba cárcel, Simpson quedó condenado moralmente para siempre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.