Publicado: 27/06/2010

Lucha de titanes

Lucha de titanes

Dominique de Villepin, el enemigo eterno del presidente Nicolas Sarkozy, lanzó un nuevo partido para aspirar a ocupar el Palacio del Elíseo.

Aunque todavía no ha formalizado su aspiración a las elecciones presidenciales de 2012, todo indica que Dominique de Villepin será candidato y hará hasta lo imposible por estropear las aspiraciones reeleccionistas de Nicolas Sarkozy. Y ya comenzó, al lanzar el partido República Solidaria, que será la plataforma política del ex primer ministro del presidente Jacques Chirac.

Pero la pelea entre los dos personajes es de tal naturaleza que la noche de la inauguración el cuerpo de seguridad de Villepin tuvo que instalar plantas eléctricas por si los aliados de Sarkozy intentaban sabotear la ceremonia. El odio que ambos políticos se profesan ha llegado al punto en que ninguno está libre de sospecha. Por suerte, ese día el ex primer ministro pudo pronunciar su discurso sin más interrupción que las vivas de sus simpatizantes.

Frente a cerca de 4.000 asistentes, el ex ministro de Relaciones Exteriores sacó a relucir sus dotes de orador. Se fue lanza en ristre contra el gobierno y no dejó títere con cabeza. No tuvo reparo en mofarse del lema de campaña de Sarkozy en 2007, criticó su pobre manejo de la economía y remató con una frase demoledora: "Necesitamos un presidente que asuma plenamente su papel de guía (...) los franceses necesitan otra voz".

Si se concreta su candidatura, el duelo será como para alquilar balcón. Es cierto que el naciente movimiento no tiene la fuerza del partido oficialista Unión por un Movimiento Popular (UMP), pero en política cualquier cosa puede pasar. De hecho, en sondeos recientes Villepin supera en popularidad a Sarkozy, y por eso desde ya empezó a calentar motores.

En su discurso del 19 de junio hizo alusión al legado del general Charles de Gaulle, una de las figuras más queridas entre los franceses. No en vano el evento se realizó un día después de la conmemoración del 70 aniversario del llamamiento de Gaulle a resistir la ocupación nazi. Pero si se trata de ganar adeptos, el ex primer ministro no solo hace referencias al pasado, sino al futuro. Para estar a tono con las nuevas generaciones creó un club de fans y su propio libro de cómics. A eso se suma que cuenta con el respaldo de los inmigrantes y miembros de minorías étnicas, sectores en los que Sarkozy no es bien recibido.

Villepin ha dicho que su resurgir político no tiene que ver con su rencor hacia el Presidente francés. Sin embargo, nadie se come ese cuento, pues es legendaria la rivalidad de los dos. El asunto llegó a su clímax a finales de enero, con el caso Clearstream, en el que Villepin fue absuelto de la acusación de tratar de salpicar la imagen de Sarkozy con supuesto lavado de dinero, para impedirle llegar a la Presidencia. La pelea a muerte al parecer va para largo, pues la Fiscalía apeló la decisión y a finales de este año o comienzos del próximo el juicio podría reabrirse.

Lo paradójico es que tanto el uno como el otro enarbolan la bandera de la centro-derecha. Son pupilos de Chirac y tienen en común su admiración por Napoleón. Mientras algunos comparan a Sarkozy con el emperador francés por su baja estatura y su estilo de gobernar, otros señalan que Villepin, quien se las da de poeta, le escribió un libro. En un juego de palabras, el diario británico The Daily Telegraph describió sus diferencias al decir: "Uno es Rimbaud, el otro es Rambo".

Aunque todavía es muy prematuro hacer apuestas, la mayoría de los analistas coincide en que Villepin la tiene cuesta arriba. No cuenta con la maquinaria política, es la primera vez que se presenta a una elección popular y carga con el estigma de su gestión como primer ministro. "Puede que esta sea la oportunidad para revivir su carrera política, pero no ganará a menos que ocurra una catástrofe", dijo a SEMANA Andrew Knapp, experto en política francesa y director del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Reading. La batalla por el Elíseo apenas arranca.
SEMANA.COM COPYRIGHT©2015 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.