Publicado: 03/07/2010

Karate Kid

Karate Kid

La nueva versión del clásico juvenil de 1984 resulta entretenida, pero no consigue recrear el espíritu del original.

Título original: The Karate Kid Año de estreno: 2010
Género: Aventura
Dirección: Harald Zwart
Guión: Christopher Murphey basado en el guión de Robert Mark Kamen
Actores: Jaden Smith, Jackie Chan, Taraji P. Henson, Wenwen Han, Zhiheng Wang, Rongguang Yu.

¿Quién, que los haya vivido, imaginó que los años 80 fueran a fundar una cultura? ¿Quién, que haya sido niño en esos dias, pensó que décadas después seguiríamos hablando de Los magníficos, Los pitufos y el Karate Kid? Quiero decir: los taquilleros 80 no tienen ni la producción de los 50, ni la originalidad de los 60, ni la dirección de los 70, pero han trascendido de tal manera que hay millones de menores de edad que se declaran "ochenteros" sin haber pisado aquella época. Y que, como puede constatarse en los foros especializados de Internet, han ido a ver esta nueva versión de Karate Kid con el principal objetivo de compararla con el clásico menor de 1984.

Ustedes recuerdan aquel pequeño largometraje que por alguna extraña razón, quizás porque contaba la historia de una redención, tal vez porque narraba la amistad entre dos personajes memorables, logró conmover a los espectadores del mundo hasta convertirse en toda una institución. Ustedes recuerdan la trama: el adolescente Daniel LaRusso (el siempre creíble Ralph Macchio) sobrevivía a demasiadas cosas tristes, a una vida sin padre, a una mudanza de Nueva Jersey a Reseda, a los ataques despiadados de los matones del nuevo colegio, gracias a las enseñanzas de un excéntrico conserje japonés que resultaba ser un experto en karate: el señor Miyagi (interpretado por el entrañable Pat Morita). Ustedes recuerdan el tono de la producción: el mundo desde los ojos de un joven de 15 años.

Pues bien: la nueva Karate Kid es una entretenida película de domingo que no le hará daño a nadie, pero que carece de ese espíritu que le ha ayudado a la primera versión a sobrevivir el paso del tiempo.

La nueva Karate Kid funciona: es fácil involucrarse en el relato mientras dura. La anécdota original, "de cómo un niño indefenso se abre paso en la hostilidad del mundo gracias a las enseñanzas de un viejo maestro de las artes marciales", ha sido traducida al lenguaje de este nuevo siglo: al realismo, la hostilidad y la oscuridad que esperan los espectadores de esta época. Y como esta vez el protagonista, un niño llamado Dre Parker, (encarnado por el convincente Jaden Smith), se va a vivir a China, su adaptación a la nueva ciudad resulta mucho más compleja. Los matones, los peligros, los temores: todo es más grave que en la original. El maestro de turno, el señor Han (el siempre agradable Jackie Chan), se toma la vida más a pecho. Y nosotros, los espectadores, reaccionamos de la misma manera.

Algo hace falta sin embargo, algo mucho más allá de la nostalgia: la innegable química entre Ralph Macchio y Pat Morita, que convirtió una simple aventura de superación en el retrato de dos perdedores que logran escaparse por un momento de la dura realidad, es imposible de reproducir. La única manera de hacerlo es volviendo a ver la modesta pero compasiva versión de 1984.
SEMANA.COM COPYRIGHT©2014 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.