Publicado: 07/01/2013

Italia quiere menos mujeres semidesnudas en su TV

Italia quiere menos mujeres semidesnudas en su TV

Se critica que el papel de la mujer en la televisión italiana sea decorativo y lascivo.

El tema ha sido objeto de polémica desde que un documental de 2009, titulado "El cuerpo de la mujer", mostrara una serie de imágenes tanto de la Radio y Televisión Italiana (RAI) como de sus competidores privados que presentaban a estas mujeres en situaciones que muchos calificaron de degradantes.

Ahora la nueva jefa de la RAI, de propiedad estatal, ha decidido salirle al paso a esta realidad con un plan que intenta presentar una imagen más sofisticada del género femenino.

Anna Maria Tarantola ha criticado lo que considera la vulgaridad de la televisión italiana.

"Quiero que se dé una imagen más real, más acorde con lo que es la mujer en Italia, que tiene talento, destrezas y habilidades", dijo.

El documental de 2009 muestra que en la emisora pública se presenta a las bailarinas casi como elementos decorativos del escenario.

Parecen, según muchos, "asistentes placenteras" de presentadores de concursos televisivos que, por lo general, tienen una edad mucho mayor.

En estos programas las bailarinas son con frecuencia blanco de bromas y comentarios lascivos.

Y se las ve también participando en juegos subidos de tono o tomando una ducha en el escenario casi desnudas.

Por eso, Tarantola cree que hay mucho por hacer.

"Tengo dos hijas y dos nietas. Quiero que cuando enciendan la televisión vean que en este país se da oportunidades a las mujeres sobre la base de su talento, no de su belleza", afirmó la directiva de la RAI en una entrevista con la BBC.

Cirugía plástica

A la funcionaria le preocupa particularmente el énfasis puesto en los supuestos beneficios de la cirugía plástica.

"No me gusta este tipo de shows", insistió. "Dan a entender que solo se puede ser alguien en base a un determinado tipo de belleza, adquirida por medio de la cirugía".

"De hecho, quiero que se muestre que se puede ser alguien porque una estudia, tiene talento, es buena haciendo algo".
Sin embargo, algunos han calificado de "condescendientes" estos pronunciamientos, porque -según sostienen- dan a entender que las bailarinas "deben ser protegidas de sí mismas".

Entre los críticos se encuentra Belén Rodríguez, modelo y estrella de televisión.

Hace un tiempo, Rodríguez hizo una aparición polémica durante la transmisión en vivo de un concurso de música de la RAI.

La modelo irrumpió en el escenario con un vestido de corte tan atrevido que muchos en la audiencia pensaron que no llevaba ropa interior.

Rodriguez describió la vestimenta como un "culto a la belleza".

Para ella, las mujeres no son maltratadas en la televisión.

Al contrario, cree que debería haber menos controles: "Sería mejor para todos que hubiera más libertad".

"La televisión funciona así. Si hay una mujer bonita, la gente mira el programa", asegura.

Otra que desestimó los planes de la nueva jefa de la RAI es Maddalena Corvaglia, una exbailarina de Mediaset, la cadena del exprimer ministro Silvio Berlusconi.

"Estoy ansiosa por ver estos 'cambios radicales', cuando no hay ningún problema serio que resolver", afirmó.

Pero Lorena Zanardo, directora del documental de 2009 que denunció el tema, no comparte esa opinión.

Según ella, la televisión no muestra la realidad de las mujeres italianas de hoy en día.
Zanardo está de acuerdo con la iniciativa del canal público, pero resalta que hasta ahora no ha visto ninguna señal de cambio.

En respuesta a estas críticas, Tarantola comentó que tomará tiempo alterar el tono de la RAI, pero insiste en que se ha dado un primer paso.

Y un pequeño ejemplo de ese primer paso es que el público de un programa con gran audiencia, llamado "La Herencia", notó que cuatro bailarinas que allí trabajan llevan vestidos un poco más recatados que de costumbre.


Documental "El cuerpo de la mujer":


                                                               
SEMANA.COM COPYRIGHT©2014 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.