Publicado: 16/02/2013

Entre primo y primo…

Entre primo y primo…

Pacho Santos pasó de ser el primo con el ‘sida en el alma’, al rival con más votos frente al actual presidente.

“En Colombia la política no se hace. Se hereda”, escribía por estos días en su cuenta de Twitter el periodista Gustavo Gómez (@gusgomez1701). Y es que muchas de las curules en el Congreso están amarradas a apellidos que se reciclan período tras período. 

Aquello de la renovación en la política no pegó por estos lados y en el 2014 veremos a los de siempre gobernando a través de sus hijos, hermanos y esposas porque sus feudos son intocables. Los Gaviria, los Iragorri, los Samper, los Serpa, los Barreras y, sobre todo, los Zuccardi, ya tienen sus respectivos puestos asegurados. Hacer campaña, para ellos, es apenas un requisito de procedibilidad. 

En materia de castas, sin embargo, la de los Santos merece capítulo aparte. 

Aquella familia de expresidentes, experiodistas, todo junto y combinado, tiene su gracia. Como de unidad familiar nada saben, al actual presidente le tocó inventarse la unidad nacional.

Ya en el 2002, con el sorpresivo anuncio de Francisco Santos como fórmula vicepresidencial del taquillero candidato Álvaro Uribe, la pelea por el protagonismo político familiar comenzó a moverse. Por poco le barajan la candidatura a Pacho, y cuentan los cercanos a la familia que quienes más se opusieron fueron precisamente el par de hermanos que ahora ostentan el poder.

Aún así, Francisco logró convertirse en uno de los vicepresidentes más populares desde cuando la Constitución del 91 se inventó esa corbata.

El país lo recuerda con afecto y aunque los de su clase social lo subvaloren, la verdad es que a este Santos le va mejor con los pobres que a su pinchado primo Juan Manuel.

Que la pelea definitiva de cara al 2014 sea entre primos está por verse. Lo cierto es que Pacho Santos pasó de ser el primo con el ‘sida en el alma’, al rival con más votos frente al actual presidente.

Según la última encuesta de Datexco, si las elecciones fueran mañana y los candidatos que se presentan fueran Juan Manuel y Francisco Santos, el primo-presidente tendría el 38 por ciento de favorabilidad, mientras el primo-ex-vicepresidente alcanzaría la no despreciable cifra del 25 por ciento.

Y es que si el presidente en trance de ser reelegido no lo logra en la primera vuelta, es muy difícil que lo haga en la segunda y Pacho es –del lado uribista– quien más puede causarle ese dolor de cabeza a Juan Manuel. 

Todo depende de cómo salga el proceso de paz, ha dicho otro Santos y tiene razón. 

Por ahora ronda en la Casa de Nariño una inquietante pregunta: ¿Será Pacho Santos el gallo (o el primo) que el uribismo ha estado buscando?

Twitter: @JoseMAcevedo

SEMANA.COM COPYRIGHT©2014 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.