Publicado: 21/02/2013

¿El hombre que podría derrotar a Santos?

¿El hombre que podría derrotar a Santos?

A un año de las elecciones, el general Óscar Naranjo le ganaría a Santos. ¿Virtud del oficial o no hay liderazgos?

Aunque el escenario es hipotético, no deja de ser impactante. Si el general (r) Óscar Naranjo fuera candidato presidencial, derrotaría al presidente Juan Manuel Santos. Así lo dice el más reciente sondeo de Datexco (para La W Radio) al revelar que 35% de las personas consultadas vía telefónica votarían por el exdirector de la Policía y 31,7% reelegirían a Santos.

Hipotético porque Naranjo, uno de los policías más carismáticos en la historia del país, no es aspirante a la Presidencia. Impactante porque no es frecuente que un presidente con la posibilidad de reelegirse, con todas las ventajas para conseguirlo, sea derrotado en una encuesta y menos por una persona que nunca ha estado en la actividad política. Naranjo lo consiguió. Por eso todos los ojos se volcaron nuevamente hacia él.

No es gratuito que Naranjo pueda “meterle miedo” a la reelección de Santos. El exdirector de la Policía es uno de los personajes públicos con mayor aceptación en la opinión. Su favorabilidad, como funcionario, se ha mantenido en niveles altos, como el 72% que alcanzó en julio del 2011, según Invamer Gallup (encuesta Colombia Opina), antes de retirarse de la Policía, o que su presencia entre los negociadores del gobierno con las FARC sea necesaria para el 61% de los consultados por esa misma firma, en julio del 2012.

Expertos en imagen aseguran que Naranjo es exitoso en las encuestas no tanto por sus virtudes, que las tiene y las demostró en dos Gobiernos, sino por el vacío de figuras de las cuales la gente se pueda agarrar. Ángel Becassino, experto en imagen y publicidad política, dice que por ese vacío, si se reencauchara a Antanas Mockus, “marcaría muy bien en las encuestas”, a pesar de salir golpeado en las pasadas elecciones.

Naranjo, además, también es visto como una persona que no está contaminada y cuyo prestigio se mantuvo intacto hasta cuando renunció a su cargo. Y por si fuera poco, como la imagen de Santos está a la baja, muchos pueden sentir nostalgia por Uribe, pero como el expresidente no puede competir, pues Naranjo es una imagen que recuerda a Uribe. “Su sonrisa de oreja a oreja, al lado del presidente, era una marca registrada en los principales golpes a las FARC”, amplía Becassino.

“Naranjo representa en parte seguridad, pero, más que nada, confianza”, agrega.

Quizá por eso los uribistas, que llevan un mes en campaña, fueron los primeros en voltear los ojos hacia él. Han dicho que su apuesta es ganarle la presidencia a Santos, es natural que piensen en Naranjo, promovido a la dirección de la Policía precisamente por el presidente Álvaro Uribe.

El senador y precandidato Juan Carlos Vélez dijo que Naranjo y Uribe “estuvieron hablando” en México. El propio expresidente aclaró que nunca le ha hecho un ofrecimiento ni le ha hablado de la coalición del Centro Democrático.

Sin embargo, Naranjo no ha mostrado interés en participar en política. Y los sectores cercanos a la Unidad Nacional de Santos dicen que el exdirector de la Policía tiene dos prioridades, una como negociador del Gobierno en el proceso con las FARC, y su asesoría en seguridad al gobierno mexicano.

Y como una cosa son las encuestas y otra diferente la realidad política, Naranjo tendría que buscar partido, hacer campaña y meterse a un escenario que no maneja, pero que para cualquier persona no deja de ser atractivo y, donde, por lo general, las intenciones no se traducen en votos.

No son nuevos los fenómenos de servidores públicos muy aceptados por la opinión, y exitosos en las encuestas, pero que se desinflan en las urnas. Alfonso Valdivieso, fiscal del proceso 8.000, es un ejemplo.

Es por eso que la gran conclusión del fenómeno Naranjo refleja más una crisis del presidente Santos que un éxito del general retirado. En pocas palabras, el presidente Santos puede ser “derrotable”, en caso de aspirar a su reelección.
SEMANA.COM COPYRIGHT©2014 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.