Colombia es oro con Caterine Ibargüen

Colombia brilló con el salto de Caterine. FRANCK FIFE / AFP

La colombiana hizo un registro de 15,17 metros en su cuarto intento, en el que fue el mejor salto.

Caterine Ibargüen lucía sonriente en el comienzo de la competencia. La colombiana vivía su fiesta con alegría y con una sonrisa que parece más un sello personal de esta atleta, que más que un simple gesto es una muestra de la confianza ganada en medio de una temporada en la que demostró superioridad.

A las 7:10 p.m. hizo su primer salto, un 14,65 metros que fue el tercero mejor de los primeros intentos superados por el de la kazaja Olga Rypakova (14,73 m) y de la estadounidense Keturah Orji (14,71 m): No obstante, se le notó sonriente, calmada a pesar de no estar en lo más alto de la clasificación desde el principio.

Le recomendamos: Así fue el salto a la gloria de Caterin Ibargüen

El segundo salto le devolvió ese lugar predilecto que ha tenido durante la temporada: el número uno. Con un registro de 15,03 metros se aseguró en ese momento el primer lugar, el soñado por ella y por Colombia. La venezolana Yulimar Rojas "mostró los dientes" y se puso en el segundo lugar con un salto de 14,87 metros.

El tercer salto de Ibargüen no fue tan bueno (14,38 m), pero aún así llegó a la ronda final con la tranquilidad del primer lugar. de nuevo, en el cuarto intento, la venezolana se acercó con un 14,98 metros a lo que la colombiana respondió con un salto brillante de 15,17 metros. Era su fiesta y no se dejaría quitar el protagonismo. Era la reina de la noche.

Le puede interesar: Caterine Ibargüen, una sonrisa que vale oro

La convidada de piedra fue Rypakova, que no reaccionó ante la calidad de las suramericanas y se quedó en el tercer lugar con un 14,74 m. Aunque Ibargüen tuvo un quinto salto de 14,73 m. Colombia se llevó el oro a las 8:09 p.m. luego del salto de 14,98 m para la venezolana que no alcanzó a la colombiana pero que se llevó la plata. Allí Caterine, como el centro de atención del momento, hizo una venia al público que la ha hecho reina. Su último salto de 14,80 m fue apenas la despedida de la competencia, pero el comienzo de la celebración colombiana. 

"Hoy se cierra uno de mis grandes sueños", reconoció una emocionada Caterine Ibargüen. "Se que Colombia va a seguir trabajando porque cree en su gente y hay mucho talento para conseguir más medallas", añadió y concluyó: "tenía un sueño que alguna vez se me nubló pero se me pudo dar, es un mensaje para la juventud".

La reina mundial del salto triple es colombiana, la chica dorada que voló y logró un registro inalcanzable, unos 15,17 metros que van a quedar en la memoria del país porque sin duda hoy Colombia es oro con Caterine Ibargüen.

ÓSKAR ANTONIO ORTIZ ECHEVERRÍA
Colaborador de SEMANA.COM