Caterine Ibargüen recibió su oro de salto triple en emotiva ceremonia

Caterine Ibargüen y su oro olímpico. Foto: AP/Natacha Pisarenko

La atleta se colgó la medalla un día después de imponerse como la mejor de su disciplina con un registro de 15,17 metros. Se oyó por primera vez el himno por el atletismo.

Colombia vivió de nuevo un momento glorioso en los Juegos Olímpicos. La responsable fue Caterine Ibargüen, que tuvo que esperar un día después de imponerse como la mejor en el salto triple en Río-2016 con un registro inalcanzable de 15,17 metros, superando a la venezolana Yulimar Rojas y a la kazaja Olga Rypakova, sus rivales.

Le recomendamos: Galería de fotos: el momento dorado de Caterine Ibargüen

A las 6:25 p.m., las tres atletas salieron medio del estadio, dispuestas a recibir sus respectivas preseas en la ceremonia oficial. La europea, antes ganadora olímpica, fue la primera en recibir su bronce, seguida de la venezolana con su presea de plata. La tercera pero más esperada sin duda fue la de la colombiana, en un momento definitivamente dorado.

Le puede interesar: Colombia es oro con Caterine Ibargüen

Sonriente, Caterine mostró al público su medalla y se alistó para el gran momento, rodeada de un estadio lleno de espectadores que al igual que los millones de televidentes admiraron a una campeona serena, pero evidentemente emocionada. A pesar de eso, con la misma serenidad que la caracterizó durante la competencia, se paró en lo más alto del podio.

Le recomendamos: Galería de oro de Caterine Ibargüen

El himno nacional volvió a sonar, con un estadio olímpico que por primera vez premiaba al atletismo colombiano. Ibargüen mantuvo la calma. No lloró, pero apenas esbozó una sonrisa esta vez mucho más tímida que de costumbre. Sin embargo, el brillo de sus ojos reflejó todo el orgullo de Colombia, que veía a su ídolo representar al país, mientras las notas retumbaban con una fuerza que sonará por muchos años en la memoria colectiva de sus compatriotas.

También puede leer: Lágrimas y sonrisas, el sello de los oros de Colombia

Al final, Ibargüen se bajó del podio y de inmediato fue hacia la tribuna a dedicar esa medalla dorada al propio público, el mismo que la ha convertido en su favorita, en la reina del salto triple olímpico.