Los grandes proyectos de Colombia para el futuro olímpico

Jossimar Calvo cerró como finalista su primera patricipación en Olímpicos. Foto: AP/Dmitri Lovetsky

Atletas nacionales menores de 23 años que con su presencia y actuaciones en Río-2016 pueden soñar con subirse al podio en próximas justas.

Río-2016 es una incubadora de talentos a futuro nacionales, pero para eso hay que tener buena memoria. En Atenas-2004, un Óscar Figueroa de 21 años vivía su primera experiencia olímpica en medio de la felicidad por el bronce de Mabel Mosquera en levantamiento de pesas. Doce años después, el mismo atleta en ese deporte se colgó la presea dorada, con lo que consolidó todo un proyecto deportivo desde lo más alto del podio.

Por eso, en estas justas, las mayores ganancias no son solo las medallas, sino las experiencias. Así lo pueden ver más de una decena de deportistas menores de 23 años presentes por Colombia, algunos con una actuación que muy pronto los acercó a la gloria olímpica.

Le puede interesar: Atletismo, un oro y muchas gratas sorpresas y promesas

Luis Javier Mosquera, de 21 años, tuvo en sus manos el peso de la gloria. El pesista quedó de cuarto en la categoría de 69 kilogramos masculino y el dopaje del tercero en la competencia, el kirguiso Izzat Artykov, le dio el bronce, premio a su talento y honestidad en su trabajo, a un crecimiento hecho de manera responsable y ejemplar.

Ni dejar atrás a un Carlos Ramírez que con 22 años mostró talante y talento para sacar adelante una prueba en la que sin ser favorito se llevó una medalla de bronce que vale más que oro, con una proyección en el BMX masculino que parece ponerlo al nivel de los grandes, una gran oportunidad para soñar en el ciclismo.

Le recomendamos: Tercer oro para Colombia, ¡oh júbilo inmortal!

Jhon Murillo tuvo un avance gigante en el atletismo. Más exactamente uno de 17,09 metros en salto triple. A sus 22 años, ese resultado le dio a un quinto puesto en esta prueba y fue la mejor actuación masculina de un colombiano en atletismo en la historia olímpica del país. De hecho, él ni siquiera había nacido cuando Ximena Restrepo le dio a Colombia en Barcelona-92 su medalla de bronce en 400 metros planos, la primera nacional en ese deporte.

También puede leer: "Todos los colombianos en Juegos somos campeones", Pajón

El sexto lugar de Andrés Caicedo, de 19 años, en 77 kg masculino en levantamiento de pesas también abre una gran opción para el futuro, más al ver el gran avance de este deporte para Colombia y el crecimiento que tienen sus atletas. Le queda un aprendizaje con muchos maestros que tiene a su alrededor para aprender cómo llegar a esa gloria olímpica.

Le recomendamos: Levantamiento de pesas cargó con el peso de lo mejor de Colombia

Sin diploma, pero con brillo

Ni hablar en gimnasia de la figura más que brillante de un Jossimar Calvo que, a sus 22 años, en sus primeros Juegos Olímpicos fue finalista de la gimnasia general individual y fue décimo, a pesar de que se le escapara la final de barras paralelas, su gran especialidad. No sobra recordar que Jorge Hugo Giraldo aún a sus 32 años asistió a los pasados juegos en Londres-2012.

Y a esa lista se debe sumar a una ciclista como Martha Bayona, de 21 años, que alcanzó la segunda ronda en keirin, donde finalizó de 10 en la general. Una caída la alejó de una mejor actuación, pero demostró su combatividad y entereza durante la competencia, digna de una tierra con grandes como Juliana Gaviria y María Luisa Calle en estas competencias.

Otro que trabajó por una buena actuación fue Esteban Soto, que a los 22 años en su primera experiencia en los 20 kilómetros de marcha ocupó el noveno lugar, el mejor colombiano en esta competencia. Por su parte, un gran salto de calidad dio Sebastián Morales que con 21 años sorprendió a propios y extraños al llegar a la final de trampolín 3 metros, con un gran protagonismo en las pruebas clasificatorias y ocupando al final el puesto 12.

También puede leer: Ciclismo fue protagonista, muy cerca del podio

De igual manera, la presencia de Evelyn Rivera, a sus 18 años en 100 metros planos femenino, la de Carolina Aguirre, a sus 20 años en tiro con arco, la de Andrea Olaya, a sus 21 años en lucha, y la de Miguel Ángel López, a sus 22 años en ciclismo, son mensajes de que los nombres que para muchos no fueron tan sonoros en Brasil pueden hacer parte de un gran mañana.

El deporte no es una regla de tres y no todos los que están acá llegarán más adelante. Es probable que otros más aparezcan en el camino. No obstante, es claro que la lista de menores de 23 años es larga como para pensar que Colombia tiene un valioso proyecto a futuro en los Juegos Olímpicos.

ÓSKAR ANTONIO ORTIZ ECHEVERRÍA
Colaborador en SEMANA.COM