En video: triste retiro de Catalina Escobar por lesión en gimnasia

Catalina Escobar, representante femenina de la gimnasia colombiana. Antonin Thuillier/ AFP

La colombiana tuvo una mala caída y eso impidió que terminara la tercera rutina en su rotación durante la competencia en Río de Janeiro.

La gimnasia colombiana tuvo un momento amargo durante la segunda jornada de este deporte en los Juegos Olímpicos de Río-2016, en medio de un fantasma que persigue a la delegación de deportistas nacionales que han visto cómo las lesiones se convierten en un karma más pesado que el peso de todo un proceso olímpico.

Le puede interesar: Operado con éxito atleta que sufrió dura lesión en gimnasia

Catalina Escobar fue la víctima de ese mal, en medio de su rotación de ejercicios en su tercera rutina, en los ejercicios de piso, tras realizar su presentación en las barras asimtétricas (13.058) y la barra de equilibrio (10.200). La atleta, sonriente ante los presentes realizó un salto y en la caída se notó una mala posición de su pie derecho.

Aunque trastabilló, se levantó e incluso hizo de nuevo una parte de su presentación para mantenerse en la lucha, pero su rostro expresó la impotencia y frustración, su gesto fue reflejo de que sería imposible. Un esguince en primer grado en el tobillo derecho y uno de segundo grado en el izquierdo fue su sentencia.

La misma que había tratado de continuar en medio del dolor, de inmediato cojeó a la salida y se llevó las manos a la cabeza en medio de un inevitable llanto, de una notoria tristeza. Los médicos de la delegación colombiana fueron pronto para ayudarla a salir, la llevaron cargada en brazos, mientras ella de hecho les informaba de su situación, de la misma que como el daño en su cuerpo acababa con su posibilidad de continuar para el próximo y último ejercicio en salto, en el que intentaría al menos clasificar al final de esa categoría.

Le recomendamos: Video de ritual indígena en medio de los Juegos Olímpicos

Lo llamativo de la breve presentación de la tercera rutina que la dejó por fuera es que si bien tuvo una calificación de 1.500 en dificultad, se resalta la puntuación de buena ejecución (8.200), aunque obviamente se vería opacado por la penalización por no finalizar (-6.000). Lo que venía en el último trabajo quedará en lo inconcluso, en medio de nuevo de la tristeza por la temprana salida de un colombiano entre lágrimas por una lesión.

Por ÓSKAR ANTONIO ORTIZ ECHEVERRÍA
Colaborador de SEMANA.COM