Usain Bolt: la leyenda del 'triple-triple' de atletismo en Olímpicos

Usain Bolt y Jamaica en su celebración. FRANCK FIFE / AFP

El atleta remató por Jamaica para ganar la medalla del 4x100 de atletismo y ganar su novena medalla dorada en unos Juegos Olímpicos.

AFP

;

Usain Bolt logró el triple-triple. Con el triunfo de Jamaica este viernes en los relevos 4x100m consiguió su tercer oro en las pruebas de velocidad de los Juegos de Rio-2016, como lo había logrado en Pekín-2008 y Londres-2012.

El jamaicano consiguió el último oro, el noveno de su carrera, el que le llevaba a la eternidad, con suficiencia. Agarró el testigo que le daba Nickel Ashmeade casi emparejado con sus rivales, y empezó a sacar ventaja para ganar (37.27) y dejar a unos tres metros a Japón, sorprendente segundo clasificado (37.60), plata.

Estados Unidos, el rival humillado una y otra vez en la velocidad de los últimos años, caía avergonzado a la tercera plaza (37.62). Pero el castigo fue mayor, al ser descalificado por entregar un testigo fuera de zona y tener que ceder el bronce a Canadá (37.64).

Antes de Ashmeade y Bolt, habían comenzado el trabajo Asafa Powell y Yohan Blake.

Bolt lograba su sexto triplete de 100, 200 y 4x100 metros, ya que también los consiguió en los Mundiales de Berlín-2009, Moscú-2013 y Pekín-2015.

"Estoy feliz y orgulloso con lo que he logrado. La presión existía, pero me gusta sentirla. Es todo una hazaña. Lo que he logrado es irreal", dijo Bolt.

"Les dije a los chicos que íbamos a ganar. Soy el más grande", añadió la estrella jamaicana.

Y el triplete lo logró en la patria de Pelé, el mítico futbolista brasileño que también está unido al número tres, como Bolt, al ser el único jugador que ha logrado tres Copas del Mundo.

Bolt tiene tan mal acostumbrado al mundo del atletismo que la sorpresa, lo anormal, habría sido que no hubiera logrado el triplete. El ingenio ya no da para buscar más superlativos que adornen sus gestas.

En Rio-2016, pese a haber llegado con dudas tras temporadas mediocres, Bolt demostró que se crece en las grandes citas, como lo había hecho en los Juegos de Londres-2012 y en los Mundiales de Moscú-2013 y Pekín-2015.

En la ‘Cidade maravilhosa‘ no hizo grandes marcas. En 100 metros logró 9.81 en la final y 200 una marca de 19.78, lejos de sus records del mundo de 9.58 y 19.19.

Pero ya no gana con la contundencia que lo hizo en los Juegos de Pekín-2008 y el Mundial de Berlín-2009.

Como Mohamed Alí

Aunque se le ha tratado de inhumano, el jamaicano es humano. Y empieza a mostrar que está en la curva descendente, cuando está a dos días de cumplir 30 años.

Pero Sebastian Coe, en una entrevista a la AFP este viernes, se rindió al jamaicano.

"Este hombre es un genio. No ha habido nadie desde Mohamed Ali que se parezca al boxeador en términos de atracción mediática", afirmó Coe.

Rio-2016 es probablemente su despedida olímpica y tal vez Londres-2017 su último Mundial.

En la final de 200 metros, el jueves, ya empezó a mostrar signos de flaqueza, de una inseguridad que nunca le había acompañado.

"No estoy feliz con la marca realizada. Mi cuerpo no respondió en la última recta. Me estoy haciendo viejo y mi cuerpo también. Creo que es mi última carrera de 200, pero mi técnico tal vez piense diferente", afirmó.

Pero si Bolt hizo historia, también lo logró la estadounidense Allyson Felix, que con el triunfo de su país en el relevo femenino de 4x100 metros, revalidando su título, se convirtió en la primera mujer en ganar cinco oros olímpicos en la historia del atletismo.

El cuarteto norteamericano logró el segundo mejor registro de la historia (41.01), solo superado por el que Estados Unidos logró en los Juegos de Londres-2012 (40.82).

La jornada había comenzado con las pruebas de marcha en que el eslovaco Matej Toth ganó el oro en 50 km marcha y la china Hong Liu en 20 km, repitiendo ambos el primer puesto que habían logrado en el Mundial de Pekín-2015.

La mexicana María Guadalupe González, con su plata en 20 km, se convirtió en la primera mujer latinoamericana en ganar una medalla en marcha olímpica.

En los 5.000 metros la keniana Vivian Jepkemoi Cheruiyot ganó el oro (14:26.17), tomándose la revancha ante la etíope Almaz Ayana, que la había derrotado en la prueba de 10.000.

En lanzamiento de martillo, Dilshod Nazarov le dio la primera medalla de oro de su historia a Tayikistán, con una marca de 78,68 metros.

Por su parte, la griega Ekaterini Stefanidi se impuso en el concurso de garrocha 4,85 metros, el día que la gran especialista de esta modalidad, la rusa Yelena Isinbayeva, anunciaba su retirada, aunque no pudo hacerlo en la pista al haber sido excluida de los Juegos como todos los atletas de su país por el escándalo de dopaje generalizado en el deporte ruso.

Pero nadie podía hacer sombra a Bolt.