El dinero que recibe Yuberjen Martínez para comprarle casa a su mamá

Yuberjen mira a su meta para su madre. Foto: Yuri CORTEZ / AFP

El boxeador antioqueño aseguró que una motivación para subirse en lo más alto del podio es el premio económico que recibe por vencer en la final.

Bien ganado tiene el apodo del ‘Tremendo‘ el boxeador Yuberjen Martínez. El antioqueño ha demostrado que no cree en nadie en estos Juegos Olímpicos de Río-2016 y para llegar a lo más alto ha dejado a propios y extraños. Su última víctima en semifinales de la categoría minimosdca 46-49 kilogramos en boxeo masculino fue el campeón del pasado mundial aficionado, el cubano Joahnys Arcilagos. Sin embargo, más contundentes que sus puños fueron sus palabras.

Le recomendamos: El regreso del boxeo colombiano a la gloria olímpica

“La plata que dan por el bronce no me alcanza para la casa que quiero para mi mamá, por eso voy por el oro”, afirmó el pugilista, al expresar su motivación para no quedarse con lo mínimo luego de asegurarse en su momento una medalla de bronce tras derrotar al español Samuel Carmona. Para más claridad, Yuberjen quiere los 165 millones de pesos que le alcanzan para cumplirle el sueño a María Rivas, su progenitora. Los 96 millones de pesos que recibe por la de plata están muy lejos para cumplir el sueño. Por eso va por todo.

Le puede interesar: ¡Grande! Yuberjen aseguró medalla de plata en boxeo olímpico

Martínez revivió en el país una pasión siempre latente por el boxeo en Colombia y lo hace contando una historia que siempre gusta en el país: la del hombre que rompe a golpes las estadísticas en el ring, demostrando puño a puño que con talento se derrotan los rivales en el papel y que con temperamento y capacidad se puede demostrar que un sueño vale mucho.

También puede leer: Hasanboy Dusmatov: ¿quién es el rival de Yuberjen Martínez por el oro?

Este hombre de Turbo, de 24 años, espera concretar su meta el próximo domingo contra Hasanboy Dusmatov, en un combate que comenzará a las 12:15 p.m., cuando todo el país sabrá si alcanzó contra el uzbeco su gran meta: un casa que vale oro.