Martes, 21 de febrero de 2017

| 2009/04/24 00:00

“Chávez actúa como un dictador”: Ledezma

Antonio Ledezma, el alcalde metropolitano de Caracas, habló con Semana.com sobre la arremetida del gobierno de Hugo Chávez contra él y otros líderes opositores.

Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas

Los caraqueños eligieron como alcalde a Antonio Ledezma en noviembre, pero el gobierno le quitó la mayoría de sus atribuciones y presupuesto para entregárselo al ‘jefe de gobierno’ de la ciudad, una nueva figura nombrada por el presidente Hugo Chávez.

Es el ejemplo más claro de la escalada oficialista para quitarles poderes a los opositores que salieron elegidos alcaldes y gobernadores. Su situación también se suma a los cargos de corrupción contra otras dos figuras visibles de la oposición: el ex ministro de defensa Raúl Baduel, en la cárcel, y el alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, quien pidió está semana asilo en Perú.

 
SEMANA: ¿Es la Alcaldía un cascarón vacío después de que el gobierno creó un cargo paralelo?
 

Antonio Ledezma: Estamos viviendo la ejecución de un golpe de estado a sangre fría, porque no sólo desconoce la voluntad popular que me convirtió en el alcalde metropolitano, sino que pasa por encima de principios consagrados en la Constitución nacional.
 
Algunos dicen que la Alcaldía es un jarrón chino, pero una institución tiene sustancia. No se trata de valorarla porque tenga un edificio o unos recursos financieros. Tiene un valor implícito inmenso. Y en esas circunstancias en las que estamos siendo despojados de patrimonio, la Alcaldía se convierte en un símbolo de lucha, en un símbolo de resistencia. Vamos a denunciar esta arbitrariedad en el mundo entero.
 

SEMANA: ¿Tiene alguna esperanza de impugnar la medida?
 

A.L.: No podemos arriar banderas. Yo fui elegido alcalde apenas hace unos cinco meses y esa elección no pierde vigor por que el gobierno adelante esta escalada dictatorial.
 

SEMANA: Raúl Baduel está en la cárcel, Manuel Rosales pide asilo en Perú y a usted le arrebatan las funciones. ¿El gobierno dirige sus energías a los opositores ‘presidenciables’?
 

A.L.: Puede ser una táctica, pero esta lucha no depende de una sola persona, es una batalla colectiva. El gobierno puede descabezar a uno que otro líder de la oposición, pero tendría que hacer un cementerio de cabezas gigantesco con toda la sociedad democrática venezolana, que debe ponerse en pie de lucha ante esta arremetida.
 

SEMANA: ¿A dónde va a parar esto?

A.L.: En una dictadura definitiva. Ya no es una pugna entre gobierno y oposición, es una confrontación entre quienes somos democráticos y quienes actúan como los dictadores. Aquí no hay división de poderes. El Presidente usa el parlamento como mejor le parezca.
 
Igual ocurre con los tribunales, que se utilizan como paredones de fusilamiento para liquidar adversarios porque aquí se criminaliza la disidencia. El gobierno trata de sostener la fachada democrática, pero en la práctica actúa como un dictador.
 

SEMANA: ¿Que opina de la decisión de Manuel Rosales de pedir asilo en Perú?
 

A.L.: Es una decisión personal que se respeta. Entiendo que Rosales se siente víctima de una cacería política y que en todo caso no es a él a quien tenemos que pedirle que se ponga derecho, sino que más bien tenemos que hacerle ese reclamo al gobierno que está actuando al margen de la ley.
 

SEMANA: Y con respecto a Raúl Baduel, ¿cree que ese proceso tiene garantías?
 

A.L.: Aquí no hay proceso con garantías. Aquí ni los amigos del Presidente están libres de un linchamiento judicial. Y en este caso me refiero a quien fue ministro de la defensa de Chávez y reputado como héroe de la revolución por haber rescatado supuestamente a Chávez después de haber renunciado a la Presidencia el 11 de abril de2002 [día del fugaz golpe de Estado que lo sacó del poder por algunas horas].
 

SEMANA: ¿Teme algún proceso en su contra?
 

A.L.: Todos estamos expuestos a ser víctimas de una arbitrariedad.
 

SEMANA: La oposición anunció protestas masivas desde el primero de mayo. ¿Como van a enfrentar está arremetida?
 

A.L.: Movilización. Una sociedad organizada, y por eso vamos sobre tres elementos clave. Integración, para evitar la dispersión de los esfuerzos. En segundo lugar, una buena organización de los sectores democráticos, para poder capitalizar las luchas del pueblo. Y en tercer lugar, un mensaje que pueda presentarnos como una verdadera alternativa democrática.
 

SEMANA: ¿Como recibió el aparente acercamiento entre Obama y Chávez durante la cumbre de las Américas?
 

A.L.: Es lo normal, que los Presidentes de dos naciones que tienen relaciones comerciales se saluden y se traten.
 
El Presidente nos tiene acostumbrados a unos líos bruscos. Actúa a veces como un carrito chocón que va peleándose con cuanto mandatario se consiga en el camino. Cuando no es con el peruano Alan García, es con el ex presidente Vicente Fox de México o con el presidente Álvaro Uribe. Ahora vemos que se reconcilió con Uribe y fue muy obsequioso con el presidente Obama.
 
La fobia de Chávez con el imperialismo, como él lo llama, ha llegado al extremo de calificarnos a los que discrepamos de él como pitiyanquis. Ahora resulta que se desdobló y se convirtió en el campeón de los pitiyanquis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.