Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/01/11 00:00

Chávez amenaza a empresas que aumenten precios

La decisión de Chávez, de devaluar el bolívar, la moneda local, busca elevar los ingresos petroleros y combatir una recesión económica al permitirle al gobierno incrementar el gasto.

Chávez amenaza a empresas que aumenten precios

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenazó el domingo con intervenir las empresas que aumenten precios, en lo que muchos venezolanos ven como un esfuerzo inútil para frenar una inflación de más del 10% y en momentos en que el país enfrenta una devaluación monetaria.

Chávez negó que su decisión adoptada la semana pasada de devaluar la moneda venezolana por primera vez en cinco años generaría una gran alza en los precios al consumidor, al afirmar que los dueños de tiendas al menudeo que incrementen los precios corren el riesgo de perder sus negocios.

"No hay ninguna razón para que nadie esté subiendo los precios," dijo Chávez en su programa de radio, donde pidió a sus simpatizantes a que "denuncien al especulador públicamente, para que nosotros intervengamos a cualquier negocio de cualquier tamaño que se preste al juego de la burguesía especuladora".

La decisión de Chávez, de devaluar el bolívar, la moneda local, busca elevar los ingresos petroleros y combatir una recesión económica al permitirle al gobierno incrementar el gasto.

Sin embargo, algunos críticos indicaron que la medida —sumamente impopular— incrementaría inevitablemente la inflación, que ya de por sí es la más alta de América Latina con 25%, hasta niveles aún más altos.

El tipo de cambio oficial había estado en los 2,15 bolívares por dólar desde la última devaluación en marzo del 2005. Chávez instaló dos tipos de cambio el viernes, al colocar el bolívar a 2,6 por dólar para bienes prioritarios como alimentos y medicinas y otra tasa de 4,3 bolívares por dólar para importaciones de productos no esenciales como aparatos de aire acondicionado y radios.

Chávez argumenta que el tipo de cambio ayudará a desanimar la importación de productos no esenciales y bienes de lujo, y ayudaría a incrementar la producción de productos locales como los alimentos y prendas de vestir, que Venezuela importa en gran parte.

Sin embargo, algunos críticos destacaron que la devaluación también agravará la inflación.

Oscar Meza, el director del instituto de investigación local Cendas, que da seguimiento cercano a los datos económicos de Venezuela, indicó que la devaluación impulsará el índice anual de la inflación por encima del 33% en el presente año, con incrementos de precios a los alimentos hasta del 36%.

"El bolsillo de los venezolanos, principalmente el de los más pobres, será el que pague la devaluación del bolívar", dijo Meza. "El gobierno está actuando como un carterista, metiendo la mano en el bolsillo a los venezolanos, arrebatándoles su dinero para seguir financiando y pagando la política económica irresponsable que practica", agregó.

Sin embargo, Chávez está decidido a frenar la inflación aun cuando esto signifique desplegar al ejército para impedir alzas en los precios.

Chávez ordenó al funcionario militar de más alto rango reunirse con los soldados, con la oficina de protección al consumidor y con funcionarios de la oficina de recaudación de impuestos para establecer "un plan ofensivo" contra la especulación en los precios.

"Vamos a dar una batalla contra la especulación," dijo Chávez. "Quiero que la Guardia Nacional se vaya a la calle con el pueblo para luchar contra la especulación y tomar medidas", advirtió el mandatario, aunque no indicó cuales serían esas medidas.

Lo único que sí aclaró Chávez es que el gobierno evaluará la posibilidad de autorizar el incremento de los precios de algunos productos.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.