Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/12/12 00:00

Colombia y Venezuela calificaron con 7 (de 1 a 10) su democracia

Latinoamericanos rajan el gobierno de Chávez y Obama y Lula son los mejor calificados. Estos son algunos de los resultados de la encuesta de Latinobarómetro 2009.

Colombia y Venezuela calificaron con 7 (de 1 a 10) su democracia

La democracia se afianza en Latinoamérica a pesar de la crisis económica. La región aprecia más sus instituciones, sus presidentes, el mercado y está más satisfecha con su democracia. Estas son conclusiones del más reciente informe de la Corporación Latinobarómetro, con sede en Santiago de Chile, publicada este viernes.

Sin embargo, el informe también señala algunas de las debilidades que tiene la democracia de la región: “Las democracias latinoamericanas muestran crisis de representación, en primer lugar a través del hiperpresidencialismo, la fiebre reeleccionista y el desmedro de la confianza en las instituciones, así como la atomización del sistema de partidos en tantos países”, dice el informe.

El informe se basó en encuestas hechas a 19.000 ciudadanos en 18 países de de la Latinoamérica representando a más de 400 millones de habitantes. La ONG les preguntó por su percepción de la democracia, de la situación política, económica y social de la región y de algunos gobiernos.

Según el informe, la ciudadanía respalda como nunca antes a la mayoría de sus gobernantes, pero aún así la democracia no está consolidada. El informe subraya que la crisis de Honduras, provocada por el golpe de Estado del pasado mes de junio es muestra de los temas pendientes que tienen algunas democracias con el fortalecimiento de la institucionalidad. Hacen falta mecanismos para la resolución de conflictos. También indica el riesgo que hay cuando la figura presidencial se fortalece tanto.

Descargue el informe completo aquí.

¿Autoritarismo?

Paradójicamente, dice Latinobarómetro, la crisis económica pasa a un segundo plano pues los países están preparados para enfrentarla, pero la región sufre una crisis política debido al golpe militar en Honduras que revela algunos aspectos de la percepción que tienen los latinoamericanos del concepto de democracia.

Por ejemplo, Latinobarómetro indica que ninguno de los países está exento de actitudes autoritarias. Sin embargo, la posición de los ciudadanos encuestados, por país, varían frente a temas como si apoyarían un gobierno militar o si creen que está bien pasar por encima de las leyes en una situación de crisis. Esto genera la dificultad de indicar una tendencia por país.

“Las actitudes hacia la democracia en América Latina están inundadas de confusiones autoritarias, donde los ciudadanos combinan cosas que no se pueden combinar si se es democrático”, dice el informe.

Como no se pueden sacar conclusiones de cada resultado por separado es mejor mirar las respuestas y compararlas (Ver cuadro).

La ONG indicó que el 59 por ciento de los ciudadanos encuestados está de acuerdo con la democracia. Es la calificación más alta que ha tenido el modelo de gobierno en la región, pues en 2004 era el 54 por ciento y en 2008 era el 57. Sin embargo la concepción de democracia varía de acuerdo al tipo de gobierno que tiene cada país, es decir, su concepto está mezclado con ideología más no está definido por la fortaleza de la normatividad y de las instituciones.

Venezuela es el país en el que sus ciudadanos expresaron el mayor respaldo a la democracia, el 85 por ciento dijo está de acuerdo con la proposición “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno”, después sigue Uruguay con el 81 por ciento. En Colombia el respaldo a la democracia es muy inferior a la media proporcional, solo el 49 por ciento de los encuestados dijo estar de acuerdo con esa proposición. En Ecuador, el indicador es menor: el 43 por ciento.

Sin embargo, cuando la afirmación cambia a “la democracia puede tener problemas, pero es el mejor sistema de gobierno”, el 70 por ciento de los colombianos dijo estar de acuerdo. En Venezuela el porcentaje aumentó al 90 por ciento y en Ecuador al 66 por ciento.

En ese mismo sentido los ciudadanos calificaron la calidad de sus democracias de 1 a 10. Uruguay fue el país que mejor calificó, de los 18, la calidad de su democracia con 8,4. Colombia aparece en el puesto 5 con 7. Venezuela también fue calificada con el mismo puntaje.
 
El golpe en Honduras

Uno de los factores más importantes que tuvo en cuenta la encuesta para evaluar la percepción de los latinoamericanos sobre sus democracias fue el golpe de estado en Honduras. La ONG explica que la crisis del país centroamericano se derivó del intento del presidente Manuel Zelaya de hacer reformas de fondo en su país, sin contar con el respaldo de la mayoría.

Un hecho como este no se presentaba en la región desde hace 31 años. Por esta razón, se convierte en un precedente importante para volver sobre la pregunta de cuán frágil es la democracia y la institucionalidad de cada país.

El 58 por ciento de los hondureños encuestados desaprueban el golpe militar y el 28 por ciento lo aprueba. Esta cifra coincide con el 28 por ciento de los colombianos encuestados quienes dijeron estar de acuerdo o “muy de acuerdo” con el hecho de que los militares hubieran expulsado a Zelaya del gobierno.

En una escala de 1 a 10 (donde 1 es menos democrático y 10 es más democrática), el promedio de latinoamericanos calificó con 5,2 la democracia hondureña. Los colombianos fueron los que mejor calificaron esa democracia con 7,1.

Ésta cifra revela que buena parte de la ciudadanía encuestada está sintonizada con la posición del gobierno del presidente Álvaro Uribe, quien, aunque rechazó el golpe, es uno de los gobernantes de la región que está de acuerdo con las recientes elecciones en Honduras organizadas por el presidente de facto Roberto Micheletti en las que resultó elegido Porfirio Lobo. Países como Bolivia, Venezuela y Brasil no reconocieron esa jornada democrática, lo cual es síntoma de la división ideológica del continente.

Sin embargo, solo el 20 por ciento de los colombianos cree que Colombia puede sufrir un golpe de Estado. Es decir, la mayoría considera que la democracia de éste país está blindada de hechos como ese.

Otro dato revelador de la mentalidad conservadora de los colombianos encuestados es lo que piensan con respecto a la libertad de expresión. Mientras que en Uruguay, con el 88 por ciento, Argentina y Paraguay con el 84 por ciento, están “muy de acuerdo” y “de acuerdo” con la afirmación de que “los medios de comunicación deben poder publicar sin temor a ser cerrados, en Colombia la cifra es del 72 por ciento. Este porcentaje es menor, 3 puntos, que el promedio en Latinoamérica.

En Venezuela, donde el presidente Hugo Chávez ha nega do las licencias a canales de televisión y a emisoras radiales, éste porcentaje es el 81 por ciento. Y en Ecuador, país en el que el gobierno ha dado muestras de coartar la libertad de expresión, solo un poco más de la mitad, el 55 por ciento, está de acuerdo con que los medios deban publicar sin temor.

Los países que sienten que son más vulnerables ante la posibilidad de un golpe son Ecuador con el 36 por ciento, Brasil con el 34 y Venezuela con el 30. En Chile prácticamente nadie cree en esa posibilidad, solo el 6 por ciento de los encuestados.

Opinión sobre algunos gobiernos

La ONG les pidió a los encuestados que calificaran de 1 a 10 a los líderes de la región. En esta medición incluyó además de los presidentes, a figuras como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; al presidente de España, José Luís Rodríguez Zapatero y al rey Juan Carlos de ese mismo país.

Obama fue quien obtuvo la mejor calificación con el 7. Le sigue el presidente brasileño, Luis Ignacio Lula con 6,4; en tercer lugar está el Rey Juan Carlos con un 5.9; en cuarto lugar el presidente de España, Zapatero con un 5.8.

Uribe obtuvo una calificación de 5,4 y el presidente de Ecuador, Rafael Correa de 5. Chávez fue el peor calificado con 3,9.

La mayoría de los latinoamericanos encuestados, el 71 por ciento, tienen una opinión “muy” o “algo favorable” del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.
El informe indica un dato que llama la atención: el 62 por ciento de los venezolanos tienen una opinión favorable del mandatario estadounidense, a pesar de que el presidente Hugo Chávez lo insulta cada que puede.

En Colombia el 76 por ciento de los encuestados tienen una opinión favorable o algo favorable de Obama.

Venezuela, Honduras, Cuba, España y Estados Unidos

A todos los países de la región, Latinobarómetro les preguntó cómo calificarían las democracias de Venezuela, Honduras, Cuba, España y Estados Unidos. “En promedio, ubican a Estados Unidos en el 7.7, a España en el 7.4 por encima del grado de democracia auto percibido. En contraste ubican a Honduras en el 5.1 donde hubo un golpe de Estado y hay un gobierno de facto desde Junio de 2009, y a Cuba donde no hay democracia en el 4.1”, dice el informe.

Paradójicamente, señala el informe, los venezolanos tienen una percepción positiva de varios aspectos de su democracia, mientras que los latinoamericanos encuestados de afuera de ese país la rajan al evaluarla, de 1 a 10 le ponen 5.

Ante la pregunta sobre la favorabilidad de Hugo Chávez, solo el 27 por ciento de la región tiene una opinión positiva de él. Quienes más lo aplauden son los dominicanos: el 55 por ciento, seguido de los propios venezolanos con un 50 por ciento. Los pueblos más críticos con Chávez son Costa Rica, con el 11 por ciento y Colombia con el 12.

Señala el informe que la percepción de los gobernantes y la calidad de la democracia no dependen de aspectos institucionales sino ideológico-políticos. Por esta razón, Chávez aparece con mayor favorabilidad en los países donde sus gobiernos son de izquierda (excepto en República Dominicana) que en donde son de derecha.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.