Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/02/16 00:00

Hugo Chávez, sin límites

Tras diez años en el poder Hugo Chávez aspira a quedarse otros diez, después que una clara mayoría votó a favor de la reelección ilimitada del jefe de Estado y demás cargos de designación popular.

Seguidores del presidente Chávez, celebran el triunfo del SI en el referendo que le permitirá ser reelegido indefinidamente.

Desde cuando llegó al poder, hace una década, Hugo Chávez nunca ha dejado de estar en campaña. En estos 10 años los venezolanos se han acercado a las urnas en 15 ocasiones y todas han terminado convertidas en un plebiscito sobre la popularidad del mandatario. Ha sido un candidato perpetuo. Y según anunció anoche, cuando se dirigía a sus seguidores desde un balcón del palacio de Miraflores para celebrar la victoria del ‘Sí’ que derribó los límites a la reelección indefinida, está desde ya en campaña para las presidenciales del año 2012.

Según el primer boletín del Consejo Nacional Electoral, divulgado hacía las 9 de la noche, el ‘Sí’ ganó con 6.003.594 votos, equivalentes al 54,36 por ciento, mientras el ‘No’ se quedó con 5.040.082, el 45.63 por ciento.

El presidente venezolano recuperó algo del aura de invencibilidad que lo ha acompañado la mayor parte de esta década en el poder, pero que había perdido en los últimos tiempos. Fue el regreso de un Chávez jubiloso, después de las últimas dos elecciones donde había sufrido reveses. En el referendo de diciembre de 2007, el gran hito de la oposición, su propuesta de una reelección sin límites ya había sido derrotada. Y en las elecciones regionales del pasado noviembre la oposición había logrado avances significativos al quedarse con las gobernaciones de los estados más poblados y ricos del país así como con la alcaldía metropolitana de Caracas.

Su estrategia de polarización quedó evidenciada en sus palabras. “Ha ganado la verdad contra la mentira (…) ha ganado la dignidad de la patria contra los que niegan a la patria”, aseguró radiante. También cantó, leyó un mensaje de felicitación de Fidel Castro, calificó como un “ser insignificante” al alcalde opositor de Caracas, Antonio Ledesma, e hizo su acostumbrado ataque a la IV república, el periodo que lo antecedió, para marcar el contraste que tanto le gusta entre él y el pasado. Por supuesto, sus menciones a la vieja elite desconocen que hoy en día la parte más dinámica de la oposición son los líderes universitarios que en su edad adulta no han conocido más gobierno que el de la revolución bolivariana. También reiteró que con la victoria de ayer se iniciaba un nuevo ciclo histórico que iría hasta 2019.

La oposición aceptó la derrota, aunque destacó que había sido una batalla contra un Goliat que usa descaradamente los recursos del estado para hacer campaña. Y aunque el presidente es el gran ganador con un resultado que lo dejará presentarse como candidato cuantas veces quiera, varios líderes de oposición destacaban que, dadas las condiciones, no había sido una exhibición de fuerza convincente.

Chávez ganó, como era previsible por el bombardeo a favor del ‘Sí’. Pero, aunque parezca pataleo de ahogado, en los números hay alguna consolación para la oposición. Aunque derrotada, rompió su techo histórico al alcanzar 5 millones de votos.

Chávez, por su parte, recuperó algunos de los votantes que había perdido con respecto a su record de las presidenciales 2006, donde alcanzó más de siete millones de votos, el cenit de su popularidad. Votos suficientes para ganar, pero 1,3 millones menos que en aquel entonces, cuando tuvo casi el 63 por ciento de los votos.

La conclusión es preocupante. Antes, Chávez polarizaba el país para quedarse con un 60 por ciento de los votantes, que es más o menos el porcentaje que lo había acompañado hasta las últimas dos elecciones. Hoy, cuando se emplea a fondo, el país queda casi partido por mitades. Chávez podrá presentarse a cuantas elecciones quiera. Pero probablemente esos comicios serán más disputados de lo que anticipa.

Lea en BBC: Continúa el país dividido

Vea en BBC imágenes del referendo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.