Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/01/29 00:00

Las 10 plagas que acosan a Hugo Chávez

Una cadena de circunstancias desafortunadas amenaza con socavar el proyecto bolivariano del presidente de Venezuela.

Una cadena de circunstancias desafortunadas amenaza con socavar el proyecto bolivariano.

El 2010 comienza con presagios negativos para el gobierno del presidente Hugo Chávez. Varios hechos, uno tras otro, ponen en jaque la Revolución Bolivariana.

Para la oposición son síntomas del debilitamiento del caudillo que terminará con su caída; mientras que para sectores del propio ‘chavismo duro’ es el efecto del poder en manos de una “burocracia burguesa” y la consecuente corrupción, hecho que merece aplicar correctivos.

Esta semana uno de los líderes de la oposición, el alcalde de Caracas Antonio Ledezma dijo en Caracol Radio que la fisuras del gobierno chavista son producto de sus propias malas decisiones. Llamó al Jefe de Estado del país vecino ‘Chacumbele’, personaje de una canción cubana que cuenta la historia de un hombre al que sus malas decisiones lo llevan a la muerte.

Los defensores del régimen culpan a la prensa y a los organismos internacionales, alegando que la crisis es producto de una campaña de desprestigio. Es el caso, para poner un ejemplo, de la Defensora del Pueblo Gabriela Ramírez, quien dijo que los organismos que han criticado al gobierno por la suspensión del canal RCTV Internacional y otras seis cadenas, fraguaban una “campaña internacional de descrédito de la institucionalidad venezolana”.

Para el experto en Venezuela de la Universidad del Rosario, Ronald Rodríguez, si bien, la actual crisis del país vecino no es la más grave que ha tenido, es la crisis en la que el gobierno ha dado más pasos en falso.

En abril de 2002 el gobierno de Chávez sufrió un golpe de Estado. Aunque solo estuvo por fuera del cargo unas cuantas horas, la inestabilidad institucional que se generó tuvo graves repercusiones.

A finales de ese mismo año Venezuela entró en un paro orquestado por sindicatos de oposición del gobierno, sectores de la iglesia Católica y partidos tradicionales. El país se detuvo por más de dos meses, pero al final, Chávez sobreaguó la borrasca. Se inventó las Misiones Bolivarianas, una política activa de programas sociales, que logró llegar a sectores vulnerables y que tuvo un impacto positivo en su popularidad. En palabras de Rodríguez, logró convertir las derrotas en triunfos.

Pero no fueron las únicas crisis. Después vino el referendo que pedía revocar su mandato en 2004 y que además de la ratificación de su investidura, terminó por ayudarle a identificar quiénes estaban con él incondicionalmente.

Gobernar para Chávez, no ha sido fácil. Y como dice el investigador Rodríguez: “a veces no es la ola más grande la que ahoga a una persona”. Las respuestas de Chávez a los problemas padecen de improvisación, y el viejo libreto de la supuesta conspiración en su contra, ya no convence tanto. Pareciera que sus ventoleras fueran más bien síntomas de desespero. El remoquete del “intumbable” pierde valor, entre tanto el caudillo amenaza con radicalizar su posición, estrategia con la que intenta probar quiénes son sus verdaderos aliados y quiénes sus enemigos.

Estas son las diez olas pequeñas, que sumadas podrían terminar por ahogar el gobierno de Chávez:

1-Tras la suspensión de la cadena RCTV Internacional y otras seis cadenas, desde el pasado fin de semana, jóvenes estudiantes lideran marchas y protestas reclamando la libertad de expresión. La reacción de Chávez ha sido amenazar a los manifestantes y opositores tildándolos de golpistas. En las marchas en Mérida murieron dos jóvenes el pasado miércoles.

2- Esta semana renunció el presidente del Banco Central, Eugenio Vásquez Orellana por "problemas de salud”. El vicepresidente y ministro de Defensa, Ramón Carrizález, y su esposa, la ministra de Medio Ambiente, Yubirí Ortega también renunciaron aduciendo “razones personales”. Para la oposición el hecho es evidencia de una crisis política dentro del gabinete, que amenaza con producir nuevas renuncias.

El 14 de enero pasado fue destituido el ministro de Electricidad, Ángel Rodríguez, por el manejo que hizo de la crisis de suministro de energía eléctrica en Caracas. Y a finales del año pasado el ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias de Venezuela, Jesse Chacón, renunció luego de que su hermano Arné Chacón resultara involucrado en un escándalo bancario, que terminó con la intervención y cierre de varias instituciones financieras.

3- Varios hechos dan cuenta de que el mandatario venezolano se está quedando solo en la región:

Chile eligió al empresario de derecha Sebastián Piñera como presidente de ese país. En Honduras se posesionó el conservador Porfirio Lobo, tras el golpe en el que fue depuesto de su cargo, Manuel Zelaya quien era aliado del mandatario venezolano. Rafael Correa, presidente de Ecuador, tomó distancia del gobierno venezolano, tras el restablecimiento de las relaciones con Colombia; el gobierno de los Kirchner en Argentina sigue perdiendo popularidad, y en Brasil, pese a la popularidad de Ignacio Lula, el favorito para las elecciones de octubre es José Serra, líder de la oposición del actual gobierno.

4- La sequía que azota al país vecino ha derivado en una crisis energética sin precedentes. Los críticos del gobierno aseguran que los apagones y las restricciones al consumo de electricidad y agua, a través de decretos, son producto de la falta de inversión en el sector. El gobierno responde que hasta que no se vuelvan a llenar los embalses es imposible restablecer el servicio eléctrico. Las medidas han afectado la producción y generado pérdidas principalmente a comerciantes.

5- El propio chavismo de línea dura ha criticado la corrupción y la burocracia que amenaza con apagar la llama revolucionaria. El presidente de la sección venezolana del Movimiento Continental Bolivariano (MCB), Juan Contreras, en una columna advirtió que “llegó la hora de enfrentar el chavismo acomodaticio y su burocratismo tecnocrático funcional para acabar la corrupción (antes que los personajes de Víctor Hugo y su Miseria, acaben con el proceso bolivariano y esta revolución bonita)”.

En el mismo sentido el ideólogo del concepto de ‘socialismo del siglo XXI,’ Heinz Dieterich, dijo que estaba “desencantado con los altos líderes del proceso", a quienes llamó "cómplices históricos de la catástrofe que se avecina".

6- La inflación de Venezuela en 2009 terminó en el 25,1 por ciento. Es la mayor tasa de inflación de la región por cuarto año consecutivo. El gobierno estimó para este año una inflación entre 20 por ciento y 22 por ciento; pero los analistas sostienen que superará el 35 por ciento.

Para intentar arreglar la disparidad cambiaria de la moneda nacional, el presidente Chávez devaluó el bolívar y fijó dos tipos de cambio, lo que, según analistas, acelerará la inflación y afectará el bolsillo de los venezolanos. 

7- La popularidad del mandatario ha descendido paulatinamente. De un máximo de 61 por ciento, tras la victoria en el referendo de febrero del año pasado con el cual se aprobó la enmienda constitucional que permite la reelección indefinida, pasó a 52,8 por ciento en septiembre de ese año. En noviembre, según la firma encuestadora Datanalisis bajó al 46, 2 por ciento.

8- El cierre de la frontera colombo-venezolana ha afectado el comercio de la región negativamente y ha derivado en desabastecimiento de varios productos de la canasta básica venezolana, entre otros. El año pasado, el intercambio comercial registró una disminución de 2 mil 600 millones de dólares.

9- Caracas es la cuarta ciudad más violenta del mundo, con 94 homicidios por cada 100 mil habitantes, según las organizaciones civiles mexicanas Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (Ccspjp) y Movimiento Blanco.
En 2009 solo fue superada por San Salvador (El Salvador), San Pedro Sula (Honduras) y Ciudad Juárez (Mexico).

10- Las denuncias por corrupción han ido en aumento. El propio Chávez ha reconocido el problema. Ha surgido una nueva clase social gracias a los beneficios derivados de las políticas económicas del mandatario.
 
¿Cree usted que se acerca el fin de la "revolución bolivariana" o por el contrario esta crisis la fortalecerá? Participe del debate en nuestra página en Facebook.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.