Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/29/2010 12:00:00 AM

Lula, de sindicalista temido a influyente líder mundial

A pesar de los escándalos de corrupción que han salpicado a su partido y su Gobierno, en el exterior Lula se ha forjado una imagen de político pragmático y conciliador.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha hecho en sólo ocho años el tránsito de barbudo sindicalista, temido por los mercados de Brasil y del exterior, a ser la persona más influyente del mundo, según una lista divulgada hoy por la revista Time.

Nacido el 27 de octubre de 1945 en el seno de una familia pobre de un distrito de Garanhus, municipio del estado de Pernambuco (nordeste), Lula tuvo una infancia paupérrima pero fue escalando en la vida, primero como tornero mecánico, luego como sindicalista y político, hasta llegar a la Presidencia de Brasil, cargo en el que alcanzó un estatus de líder.

A pesar de los escándalos de corrupción que han salpicado a su partido y su Gobierno, en el exterior Lula se ha forjado una imagen de político pragmático y conciliador que dista mucho del sindicalista desaliñado que en los años 80 se oponía al pago de la deuda exterior.

Con su juego de cintura para moverse entre la izquierda y la derecha, Lula se ha convertido además en promotor de la integración latinoamericana y, gracias al peso económico de Brasil, pasó a ser una voz tenida en cuenta en foros internacionales como el G-20 que busca soluciones a la crisis mundial.

"Lula es un auténtico hijo de la clase trabajadora latinoamericana, que una vez estuvo encarcelado por liderar una huelga", asegura el cineasta Michael Moore en el perfil que escribió para Time y que resume la trayectoria del mandatario.

La parte épica de la vida de Lula fue llevada al cine el año pasado con la película "Lula, o filho de Brasil", que muestra su origen humilde y la emigración en 1952, con su madre y sus hermanos, al próspero estado de Sao Paulo en busca de una vida mejor.

Su vida empezó a cambiar cuando se graduó como tornero mecánico y consiguió trabajo en la industria metalúrgica, donde entró en contacto con el movimiento sindical del cinturón industrial de Sao Paulo.

También allí fue subiendo posiciones hasta llegar a la presidencia del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo en 1975, en plena dictadura militar, y cuatro años después encabezó las huelgas que paralizaron la industria y desafiaron al régimen.

Lula, que en ese entonces ya era un líder sindical consolidado y respetado, pasó de lleno a la política el 10 de febrero de 1980 con la creación del Partido de los Trabajadores (PT), con el cual disputó cinco elecciones presidenciales.

Perdió las tres primeras (1989, 1994 y 1998) pero llegó a la presidencia brasileña en las elecciones de 2002 y fue reelegido en 2006 para un segundo mandato que terminará el próximo 1 de enero.

Pese a la alta popularidad de que disfruta en la postrimería de su Gobierno, que ronda el 73%, Lula no puede aspirar a un tercer mandato consecutivo porque se lo prohíbe la Constitución.

Esa popularidad prácticamente no se ha visto afectada por los desaciertos políticos ni por los escándalos de corrupción que parecen resbalarle, aunque muchos compañeros suyos y colaboradores cercanos hayan quedado en el camino.

El peor de todos fue el escándalo del "mensalão" (mesada) que se destapó en 2005 por las denuncias de un diputado sobre la compra de votos de congresistas para que apoyaran los proyectos del Ejecutivo.

Ese caso hizo rodar la cabeza de la cúpula del PT, encabezada por su entonces presidente, el diputado federal José Genoino, y también obligó a renunciar al entonces hombre fuerte del Gobierno, el ministro de la Presidencia José Dirceu, así como a otros compañeros de Lula desde los comienzos del partido.

En caso hizo tambalear su Gobierno pero poca mella hizo en la imagen de Lula y, a comienzos de este mes, el Supremo Tribunal Federal lo eximió de toda culpa al rechazar una solicitud para incluirlo entre los casi cuarenta acusados.

En los últimos meses, Lula ha sido multado tres veces por el Tribunal Superior Electoral por hacer desde el Gobierno campaña anticipada para la candidata que escogió para sucederle, la ex ministra Dilma Rousseff, pero eso tampoco parece afectar su enorme popularidad.

La distinción que le ha hecho Time muestra que su imagen en el exterior tampoco ha sido afectada por su falta de habilidad en asuntos internacionales, como cuando comparó a los disidentes cubanos en huelga de hambre con delincuentes comunes.

De la misma forma insiste, a pesar de las críticas, en defender el "derecho" de Irán a desarrollar un programa nuclear "pacífico" en momentos en que la comunidad internacional busca la forma de frenar la aventura atómica del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.
 
EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.