Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/06/01 00:00

Mauricio Funes asume como presidente de El Salvador

Mauricio Funes anunció en su discurso como nuevo presidente un plan para enfrentar la crisis económica mundial con una política fiscal y la generación de empleos mediante obras de infraestructura.

El presidente de El Salvador Mauricio Funes y su esposa Vanda Pignato. Foto: AP

"Necesitamos una revolución pacífica y democrática que implante lo social en la manera de organizar lo económico... significa disminuir desigualdades y mejorar la calidad de vida de la población", dijo Funes en su discurso inaugural.

"No tenemos el derecho de equivocarnos... evitar el error es no hacer lo que algunos ya hicieron mal en este país: gobernar para pocos, ser complacientes con la corrupción, ser cómplices del crimen organizado, pactar con el atraso".

El nuevo mandatario, un ex periodista de 49 años, anunció un programa para enfrentar la crisis económica que afecta el país. Dicho plan ofrece generar 100.000 empleos directos en 18 meses a través de realización de obras de infraestructura y construcción de 25.000 viviendas urbanas y en el campo.

Dijo que creará un sistema de protección social con pensiones básicas a los habitantes de municipios pobres, extensión de obras de agua, electricidad y saneamiento en áreas de pobreza severa. También crearán un programa de créditos a pequeñas y medianas empresas.

El plan anticrisis incluye un programa de austeridad fiscal. "Iniciaremos un combate a la evasión, elusión, contrabando", señaló. Esto lo hará en un diálogo nacional sobre empleo y política fiscal.

Funes prometió desarrollar políticas para combatir el narcotráfico y aseguró que coordinará este tema con otras naciones del área.

El mandatario elogió la gestión de sus colegas el estadounidense Barack Obama y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, de quien dijo "demostró que se puede hacer un gobierno popular, democrático, con una economía fuerte y distribución justa de la riqueza".

Ofreció apoyar a los migrantes salvadoreños que viven en Estados Unidos para "asegurar sus derechos a trabajar, vivir sin temores y regularizar su situación migratoria".

Su primera medida en política exterior fue reanudar las relaciones diplomáticas con Cuba. "Vamos a tener relaciones con toda América Latina, de inmediato se restablecerán los vínculos diplomáticos, comerciales y culturales con Cuba", añadió en medio de prolongadas ovaciones de pie de los asistentes, la mayoría vestidos de rojo y negro, colores de la bandera del izquierdista FMLN.

Banderas multicolores, las gradas principales cubiertas por una alfombra color rojo y una valla de honor de cadetes de la escuela militar adornaron el anfiteatro del Centro de Ferias y Convenciones de la capital, donde asumió para un período de cinco años.

Funes ganó las elecciones del 15 de marzo como candidato del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), la guerrilla que depuso las armas en 1992 para convertirse en partido político. Su triunfo puso fin a dos décadas de gobierno de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Antes de la firma de los acuerdos de paz que desmovilizaron a los guerrilleros, el FMLN buscó por doce años derrocar por las armas a los gobiernos militares y de derecha. Después siguió intentándolo en las urnas.

Funes acudió antes del acto oficial a honrar la memoria de Monseñor Oscar Romero asesinado en 1980 en el marco de la guerra civil que azotó al país.

"Sostuve durante 18 meses de contacto con la población (durante la campaña electoral): que si la voluntad popular y Dios me lo permitían haría un gobierno de opción preferencial por los pobres como monseñor Romero hubiera deseado", agregó en su visita a la cripta.

Después de los actos oficiales de gobierno, Funes acudirá a un encuentro popular en el Estadio Cuscatlán, el más grande de El Salvador, en el que participarán líderes del FMLN y dirigentes de izquierda de países latinoamericanos.

"Aquí hay que esperar, darle la oportunidad. El tiempo va a ir diciendo si cumple lo que él ha prometido. De eso los salvadoreños debemos de estar vigilantes de lo que ha prometido y exigirle que lo cumpla", dijo a la AP el cirujano José Félix Pérez, de 40 años, uno de los asistentes a la transmisión del mando principal realizado bajo estrictas medidas de seguridad.

Irma Amaya, una comerciante de 56 años, dijo que el gobierno de Funes "era un cambio que el sufrido pueblo salvadoreño esperaba desde hace muchos años".

A la Ceremonia de transmisión asistieron 12 mandatarios, los príncipes de Asturias y Clinton, entre otros.

Los presidentes Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia y Daniel Ortega de Nicaragua cancelaron a última hora su visita.
 
Por DIEGO MENDEZ
SAN SALVADOR (AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.