Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2009 12:00:00 AM

Senador uruguayo admite haber torturado

El senador Eleuterio Fernández Huidobro admitió haber torturado cuando fue parte del movimiento subversivo tupamaros pero aclaró que el "hecho que yo haya torturado no le confiere el derecho a nadie a seguir torturando gente".

Hizo la afirmación a la prensa el viernes envuelto en una polémica con la ministra del Interior, Daisy Tourné, sobre el hacinamiento en las cárceles de Uruguay.

Fernández Huidobro criticó las "torturas" que significa estar preso en la actualidad por las carencias carcelarias y el hacinamiento.

"Rechazamos enfáticamente que en nuestro sistema penitenciario se torture a las personas privadas de libertad. Si en algo se ha caracterizado esta administración ha sido la apertura y la transparencia con la que ha gestionado el sistema carcelario", dijo la ministra en el portal montevideo.com.

El viernes, en una entrevista en radio Sarandí, el senador fue preguntado si él no debería admitir que en el accionar tupamaro habían torturado a sus víctimas, y respondió:

"Yo a eso lo reconozco. Pero no importa. El hecho de que yo haya torturado no le confiere derecho a nadie a seguir torturando gente", respondió Fernández Huidobro.

No obstante, agregó que esa "no era la intención y que no tenían más remedio" que, cuando secuestraban personas, retenerlas en una llamada "cárcel del pueblo".

Los tupamaros surgieron a fines de los años 60 como una organización subversiva contra gobiernos democráticos pero en la siguiente década fueron aplastados por las fuerzas armadas.

Con información de AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.