Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/11/24 00:00

Todos ganan en Venezuela

En las elecciones regionales de este domingo, los resultados ofrecen a todos razones para la celebración: el chavismo ganó más gobernaciones, pero la oposición obtuvo las mejores.

"Chávez sigue por el mismo camino. Vamos por el camino del socialismo boliviariano, el camino de la revolución bolivariana", dio el presidente de Venezuela Hugo Chávez.
;
BBC

El gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, controla 17 de los 22 estados de Venezuela. Un buen desempeño para una organización que se estrenó en estas elecciones.

Apenas conocidos los primeros resultados oficiales presentados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) el PSUV se autoproclamó como la "primera fuerza política venezolana", lo que llevó a decir a su vicepresidente, Alberto Muller, que "el mapa sigue teñido de rojo".
 
La oposición obtuvo seis gobernaciones, con lo que triplica la cantidad que tenía. Todas las obtuvo en las regiones más importantes del llamado "corredor electoral", la zona norte costera del país en la que se asienta la mayor parte de la población.

Los triunfos opositores se dieron en la Alcaldía Mayor de Caracas, la gobernación de Miranda -que es parte del área metropolitana capitalina-, el petrolero estado Zulia, el andino Táchira, fronterizo con Colombia, y Carabobo, considerado el corazón de la industria venezolana.
 
Oposición fortalecida
 
Pero Caracas se ha convertido en el punto fuerte de la oposición que controlará la Alcaldía Mayor y cuatro de las cinco municipalidades en las que se divide la ciudad.

En la capital los opositores derrotaron a dos de las figuras más importantes del chavismo: los ex ministros Aristóbulo Istúriz, quien aspiraba a la Mayor y Jesse Chacón, quien se postulaba por Sucre, considerada la mayor zona popular de Caracas.
 
Mientras que en el estado Miranda, Enrique Capriles Radonski ganó al aspirante a la reelección, Diosdado Cabello, otra ficha importante dentro de las filas del gobierno.

El estado Nueva Esparta y Zulia seguirán en manos de la oposición.

El resultado es interpretado desde la oposición como una nueva victoria, tras la obtenida en el referéndum de diciembre de 2007, cuando logró bloquear la iniciativa presidencial para hacer cambios a la Constitución, incluyendo la posibilidad de establecer la reelección indefinida del primer mandatario.

"Si se quieren caer a mentiras, cáiganse a mentiras" dijo el presidente Chávez al negar que la oposición pueda considerar su desempeño como un triunfo.
 
"Disidencia" desaparecida

El resultado parece desinflar, al menos electoralmente, el fenómeno de la llamada "disidencia chavista", los políticos que se han distanciado del presidente Chávez sin integrarse a la oposición clásica.
 
El PSUV recuperó Sucre y Aragua, dos entidades que estaban en manos del partido Podemos, la primera escisión del chavismo, producida en 2007.

En Guárico, el ex ministro de Información, William Lara, derrotó a la hija del actual gobernador quien se separó de la llamada revolución bolivariana.

La disidencia no logró quedarse con el simbólico estado Barinas, donde la familia Chávez logró mantener su dinastía con el triunfo de Adán, hermano mayor del presidente.

Chávez, el gran elector

Para el presidente Chávez el resultado electoral también puede tener una doble lectura, ya que se empeñó personalmente en la contienda promoviendo a los candidatos del PSUV.

Particularmente intensa fue la campaña de Chávez en el estado Zulia, donde quiso evitar que Pablo Pérez sucediera al gobernador y ex candidato presidencial, Manuel Rosales, a quien dirigió insultos personales y hasta amenazó con llevarlo a la cárcel.

Analistas consultados por BBC Mundo antes de los comicios coincidieron en decir que la estrategia de confrontación escogida por el mandatario podía tener resultados contrarios a los buscados en el Zulia, por lo que esa derrota tendría que apuntársele al presidente.
 
Sin embargo, al mantener Barinas y recuperar las gobernaciones de Sucre, Aragua y Guárico para el oficialismo, Chávez se anota importantes victorias.

En general, Chávez quiso hacer de estas regionales un plebiscito sobre su proyecto político y considera que es un respaldo para la llamada revolución bolivariana.

"Chávez sigue por el mismo camino. Vamos por el camino del socialismo bolivariano, el camino de la revolución bolivariana" dijo la madrugada del lunes en su primera reacción al resultado electoral.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.