Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/12/07 00:00

Zelaya continuará en embajada brasileña

El presidente derrocado dijo que mientras tenga el apoyo de Brasil estará refugiado en ese lugar.

Zelaya continuará en embajada brasileña

El destituido presidente Manuel Zelaya afirmó el lunes que permanecerá en su refugio en la embajada de Brasil en esta capital, donde ingresó hace 78 días, hasta que ese país sudamericano se lo permita.

"Aquí estaré mientras cuente con el apoyo de Brasil", expresó Zelaya a la radio Globo.

"Yo defiendo una causa: respetar el derecho del pueblo a elegir a sus presidentes. Me sacaron del poder y me defendí en Washington, Europa, América del Sur, Centroamérica... y seguiré defendiendo mi posición", añadió.

Los militares derrocaron el 28 de junio a Zelaya por intentar quedarse en el poder, lo que prohibe la Constitución. Con la autorización de la fiscalía y la Corte Suprema de Justicia fue sacado de su casa a punta de pistola y expulsado a Costa Rica.

Pero Zelaya retornó en secreto el 21 de septiembre a Tegucigalpa para refugiarse en la embajada brasileña con la creencia, según sus allegados, de que una multitud de simpatizantes lo acompañaría al palacio de gobierno para arrancar del poder a Roberto Micheletti, a quien el Congreso designó para concluir un gobierno provisional hasta enero.

Esperaba repetir así lo que hizo tres días antes de ser derrocado, cuando con miles de sus seguidores sacó por la fuerza de la base aérea militar de Tegucigalpa el material que la fiscalía tenía allí decomisado para impedir que él realizara la consulta popular que había convocado, y que trajeron aviones venezolanos.

El gobernante defenestrado insinúa ahora que hablará de su situación con Porfirio Lobo Sosa, líder del opositor Partido Nacional y ganador en forma abrumadora de las elecciones generales de noviembre. Lobo asume la presidencia en enero para una gestión de cuatro años.

Zelaya y Lobo son amigos de infancia y oriundos de la misma provincia de Olancho, al este de Honduras.

"No descarto conversar con Pepe (diminutivo familiar de Lobo)... y eso no me hace doblegar mis valores y mis principios. Yo soy un demócrata y además pacífico", dijo Zelaya a la radioemisora.

Aseguró, sin embargo, que no ha tenido ningún contacto con Lobo, quien ha dicho públicamente que Zelaya es un caso del pasado y que él mira hacia el futuro.

Lobo ha iniciado un diálogo con los líderes de todos los sectores del país y ha invitado a participar a Zelaya, aunque en su campaña política se mantuvo alejado del tema de restituirlo en la presidencia.

El problema es que si Zelaya sale de su refugio podría ser arrestado por la policía bajo los cargos de atentar contra la forma democrática de gobierno, traición a la patria, usurpación de funciones públicas y abuso de autoridad.

El Congreso rechazó la semana pasada reinstalar a Zelaya al cumplir con el Acuerdo Tegucigalpa-San José negociado el 30 de octubre por Zelaya y Micheletti, con el aval de Estados Unidos y la Organización de los Estados Americanos.

AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.